thumbnail Hola,

El meta es el más laureado del actual plantel del Real Madrid, pero no el mejor pagado. La llamada a Xavi que le valió el castigo de Mourinho, clave para ser Príncipe de Asturias

Desde este miércoles, Iker Casillas tiene un galardón más que añadir a su palmarés: el Premio Príncipe de Asturias, concedido a la candidatura conjunta con Xavi Hernández, en reconocimiento a su trayectoria deportiva, pero también por ser ejemplo para la sociedad, y por su “voluntad de mantener la amistad por encima de la rivalidad deportiva”. Conocida es su llamada de hermanamiento después del Clásico de la Supercopa 2011, el cenit a la creciente tensión entre Madrid y Barcelona durante toda la temporada anterior. Una llamada que, irónicamente, le valió un enfrentamiento con su entrenador José Mourinho, pero también que las relaciones entre ambas entidades sean ahora más cordiales, y que el clima en la selección española fuera el adecuado para poder conquistar la Eurocopa en este 2012.

Este Príncipe de Asturias, sea como fuere, viene a ser un broche perfecto a un palmarés de Iker Casillas envidiable. En total, son nada menos que 21 títulos colectivos entre el Real Madrid y la selección española: cinco Ligas (2001, 2003, 2007, 2008, 2012), una Copa del Rey (2011), cuatro Supercopas de España (2001, 2003, 2008, 2012), dos Ligas de Campeones (2000, 2002), una Copa Intercontinental (2002), una Supercopa de Europa (2002), dos Eurocopas (2008, 2012), un Mundial (2010), un Europeo Sub-15 (1995), un Europeo Sub-17 (1997), una Meridian Cup (1999), y un Mundial Sub-20 (1999).

Una lista no sólo sobresaliente por la cantidad de títulos, sino por la calidad de los mismos, con dos Eurocopas, un Mundial, y dos Ligas de Campeones entre los más emblemáticos. Y una lista a la que habría que sumar otra serie de galardones individuales en sus 14 años como profesional igualmente destacables: un Zamora (2008), un Trofeo Bravo (2000), un Guante de Oro (2010), cuatro veces reconocido como el Mejor Portero del Mundo por la IFFHS (2011, 2010, 2009, 2008), la Real Orden del Mérito Deportivo (2010), dos Premios Príncipe de Asturias (2010 y 2012), además de otra serie de récords mundiales como el de mayor número de partidos imbatido con la selección, el de mayor número de victorias con la selección, e incluso es el jugador con mayor número de internacionalidades de España. Entre otras muchas cosas.

Un palmarés que hace honor a un futbolista con un talento innegable que va camino de hacerle legendario por sus participaciones con el Real Madrid y la selección española. Y es que sus paradas en la final de la Champions de Glasgow (2002), en la tanda de penalties con Italia en la Eurocopa de 2008, en la final del Mundial ante Holanda (2012), o en la tanda de penalties ante Portugal en la Eurocopa de 2012 han pasado ya a los anales de la historia del fútbol nacional e internacional.

A lo que hay que sumarle una personalidad, un talante, y un carisma que tampoco se pueden obviar en la figura de Casillas. Capitán en el Real Madrid y la selección española, de Iker habría que destacar su humildad y sinceridad pese a estar en la élite del fútbol mundial, y un ejemplo podrían ser sus colaboraciones con diversas ONG, o las lagrimas a la hora de hablar de su familia en la presentación de la biografía oficial que le dedicó el Real Madrid. Actitudes que perfilan la imagen de Casillas, casi tanto como lo pueden hacer sus aptitudes bajo los palos.

Lo que no le ha impedido tampoco mostrar su genio públicamente cuando lo ha creído necesario. El beso a su novia Sara Carbonero tras la final del Mundial es una estampa ya imborrable. Y su llamada a Xavi Hernández tras el tenso Clásico de la Supercopa 2011 es otro ejemplo. No obstante, aunque hoy le haya valido un Príncipe de Asturias, en su momento le costó un enfrentamiento con su técnico, José Mourinho. Con el que también ha mantenido diversos encontronazos en los últimos dos años, dentro de un marco puramente deportivo, lo que le ha valido crítica de parte del madridismo por su forma de entender la capitanía del Real Madrid y sus formas de defender a club y compañeros. La, para algunos, cara oscura del héroe madridista.

Sea como fuere, este envidiable palmarés hace de Iker Casillas el futbolista más laureado del plantel del Real Madrid a día de hoy (junto con Ricardo Carvalho, también con 21 títulos). Por encima incluso de los José Mourinho, Ricardo Kaká o Cristiano Ronaldo. Algo que paradójicamente, ni por títulos ni por su importancia en el club ni por su estado de forma actual, le vale a Casillas para ser el jugador mejor pagado del Real Madrid. Con una nómina de aproximadamente 6 millones de euros, está lejos de los 10 millones que cobran los Kaká y Ronaldo, de cuyas nóminas se habla mucho más a menudo que de la de Casillas. Aunque casi con total seguridad, dentro de unos años los aficionados al fútbol no se acordarán de los millones que cobraba Casillas, sino de su personalidad, sus paradas y sus éxitos deportivos.

Artículos relacionados