thumbnail Hola,

El misterio envuelve al delantero del Real Madrid que después de decir que está triste con el Club, sólo ha dado pistas de lo que le atañe

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

Necesitamos al doctor Freud. Cristiano ¿Qué te pasa?, es la pregunta del millón y nadie tiene la respuesta. Ya nos ha dicho que el dinero no es el problema, tampoco tiene que ver con su espectacular y querida Irina ni ningún otro tema personal. Es con el Real Madrid y ya. Pero el Real Madrid es muy genérico: empezando por el presidente Florentino Pérez, pasando por José Mourinho y acabando por sus compañeros de vestuario.

¿Entonces qué es? Y aún más, ¿por qué no lo dice?. Se ven sólo dos posibles vías, o quiere llamar la atención después del premio de Iniesta o está pasando algo tan gordo en el seno madridista, que ni él se atreve a decirlo. La única realidad hoy es que el portugués levantó el brazo pero no ha tirado la piedra, aún.

Si Cristiano pretendía llamar la atención, victimizarse y ganarse el cariño o el respeto de la gente que no le quiere y le grita ‘¡Messi Messi!’, el tiro le ha salido por la culata. Desafortunadamente para el portugués, su pesadumbre a medias le ha salido contraproducente y se ha convertido en la burla de muchos.

Parece que tampoco en el Real Madrid se han tentado el corazón y si bien el problema no es el dinero, tal vez lo sea que José Mourinho subió a su compatriota al mismo barco de aquellos que jugaron un mal partido ante el Getafe en la segunda jornada que les costó los tres puntos. Con ganas de dar un toque a su equipo, Cristiano quiso dar un susto y Florentino Pérez no se lo ha comprado, porque en el Real Madrid como en cualquier otro equipo del mundo, nadie está a la fuerza.

Y mientras el portugués nos deja con la duda de saber qué es lo que le pasa, ya intentó calmar las aguas a través de su cuenta de Facebook, dirigiéndose a todos los madridistas y prometiéndoles que su profesionalismo es el mismo, dará lo mejor de sí y viene a por todos los títulos. Así es entonces, algún día sabremos qué es lo que le puso tan triste, qué tuvo que ver ahí Mourinho y quien será el sustituto perfecto en el Real Madrid dentro de un año.

Eso sí, si las especulaciones que tanto molestan a Cristiano no cesan, bien haría el portugués con explicar los motivos de su sufrimiento, que de lo contrario, el culebrón va a continuar y además de ganarse más enemigos, la tensión podría desenfocarlo de su objetivo: marcar goles.

Artículos relacionados