thumbnail Hola,

Atlético de Madrid, Málaga y Athletic de Bilbao vieron debutar a tres promesas de la competición española. Repasamos sus estrenos

 Nicolás De Marco
 Tres 'bebés' para la Liga BBVA
Síguele en

En el Vicente Calderón necesitan ídolos, y el último español en serlo fue el Niño Fernando, ahora en Londres. Otro niño, también de apellido Torres, es la esperanza que tiene el Atlético de Madrid. En la capital española no quisieron perder el tiempo, y ya en la primera jornada de la liga española vieron debutar a Oliver, otro niño y de 17 años.

Diego Simeone decidió sacar al chaval al minuto 63 de partido contra Levante. En Valencia, el extremeño no tardó en demostrar por qué tanta ilusión hay puesta en él. Poco menos de media hora bastó para entender que puede darle grandes alegrías al equipo rojiblanco. La pelota buscó sus pies cada vez que quiso descansar y ser bien tratada. Oliver aceptó el convite una y otra vez, dejando claro en cada intervención que quiere al balón y lo sabe cuidar.

Parte fundamental en el europeo sub-19 ganado por España, se quedará con las ganas de jugar la Supercopa de Europa y la Europa League. No pudo ser inscrito. Pero tiene una Liga por delante para confirmar lo que promete: gran desplazamiento con el balón, descaro, técnica y visión de juego. Cualquier similitud con Xavi Herández no será pura coincidencia, pues el futbolista del Barcelona es uno de sus máximos referentes.

Fabrice Olinga gritó su primer gol ante el Celta y es el más joven en marcar en la historia de la Liga.

La primera jornada de la Liga también sirvió para que debutase Fabrice Olinga. El estreno del jugador camerunés del Málaga no pudo ser mejor. Tal es así que fue histórico. Con 16 años y 98 días, el futbolista africano se transformó en el más joven en marcar un gol en la competición española. Lo padeció el Celta, que en su regreso a Primera Divisón vio roto su sueño de un retorno ganador. Así, le dio el triunfo al convulsionado club andaluz en Vigo.

Muniain (16 años y 289 días), Xisco (16 años y 353 días), Mena (17 años y 36 días) o Bojan (17 años y 53 días) quedaron en el camino. Fabrice fue más precoz que aquellos tres. Y todo gracias a la crisis financiera de la entidad malacitana, que obligó al exilio de varias de sus estrellas. La salida de Cazorla, Rondón, Mathijsen o el retirado Van Nistelrooy no dejaron más opción a Manuel Pellegrini. El chileno jamás habría convocado al delantero camerunés si no fuera por las distintas salidas que hubo este verano.

"El debut de Olinga no tenía ningún mensaje oculto. Jugadores jóvenes como él, Portillo o Juanmi tienen que coger experiencia, aunque de ninguna manera ello demuestra que tengamos carencias en nuestra plantilla", explicaba Pellegrini hace algunas horas. Además, se salió en elogios para el futbolista que arribó hace un año a La Rosaleda procedente del Mallorca. "Es un jugador de mucho futuro. Ha hecho una gran pretemporada con nosotros y en este momento puede ser importante", declaraba el entrenador chileno.

Pero Oliver Torres y Fabrice Olinga no fueron los únicos dos chavales que se estrenaron este fin de semana como futbolistas profesionales en la Liga española. También le tocó a Iñigo Ruíz de Galarreta, quien ya había jugado ante Slaven Belupo, por la previa de la Europa League. El mediocentro del Athletic de Bilbao, de 18 años, no tuvo un debut tan auspicioso, ni mucho menos. Debió saltar al campo de juego sobre los 23 minutos de partido contra Betis, que para esa altura ya estaba en ventaja en el marcador. Bielsa no esperó demasiado para quitar del terreno a Iturraspe, gran responsable del 0-1 bético.

Ruiz de Galarreta, ante Slaven Belupo, por la previa de la Europa League. Debutó en Liga ante Betis.

El futbolista eibarrés, pese a no poder cubrir su zona en el segundo gol verdiblanco, se acomodaría al encuentro y mostraría la personalidad que convenció al técnico argentino. "Está recorriendo el camino, haciendo sus primeras armas en la titularidad y no desentona, sino que aporta. Tendrá que llegar primero, que está cerca, y luego mantenerse, que es la verdadera medida que diferencia a una promesa de un jugador de Primera", señalaba el míster rosarino en rueda de prensa.

Tres jugadores con hambre y con juventud para tres equipos que aspiran alto esta temporada. Atlético de Madrid, Málaga y Athletic de Bilbao tienen licencia para soñar. Igual que sus bebés.

Relacionados