thumbnail Hola,

El equipo malacitano vuelve a la capital costasoleña con la cabeza bien alta, pese a la convusla situación que vive en el aspecto económico

Fútbol y entrega, mucha entrega. Esos son los ingredientes con los que los jugadores del Málaga intentan paliar la dramática situación que les está tocando vivir, con escasas perspectivas de ver un euro, al menos a corto plazo.

Así, ante el Olympiacos, siempre respaldado por su incansable y ruidosa afición, el equipo costasoleño se adelantó en el marcador gracias a un cabezazo en propia puerta de Papazoglou, pero en un ataque de fortuna los griegos consiguieron darle la vuelta al marcador poniéndose 3-1 con goles de Mitroglou y Manola.

Los de Pellegrini, que hicieron un buen partido, se encomendaron a Eliseu, que con un golazo metió a los malaguistas en el partido, y a Sebas Fernández, que empató ya al final.

De esta forma los jugadores malacitanos se vuelven a la ciudad andaluza dejando un buen sabor de boca y con la cabeza bien alta, demostrando su profesionalidad a los aficionados al fútbol.

Artículos relacionados