thumbnail Hola,

"Intentar renovarme bajándome el sueldo a menos de la mitad de lo que ganaba ha sido una falta de respeto hacia mí", dijo el actual jugador del Granada

Iriney Santos da Silva pasa sus primeras horas como futbolista del Granada. En entrevista con el ElDesmarque, el jugador brasileño afirmó que la oferta de renovación que le hacía el Betis era “una falta de respeto” hacia él y su familia. Es que el club le ofrecía 360 mil euros anuales, menos de la mitad de lo que percibía hasta entonces.

"Los detalles son cosas sencillas pero, quizás, difíciles de aceptar para los aficionados, que son apasionados y enamorados del equipo, y lo entiendo. Lo que no me gustó fue la posición del club. Para mí fue un shock conocer la oferta de renovación”, sentenció.

“Cuando me preguntaron qué quería para renovar, siempre dije una cosa: no hablo de cantidades, prefiero vuestra valoración sobre mi trabajo. Pero después de tres años de mucho todo, intentar renovarme bajándome el sueldo a menos de la mitad de lo que ganaba ha sido una falta de respeto hacia mí", aseguró.

"Sé que esto es una empresa y que esto es fútbol pero, de la misma manera que ellos, yo tengo también pleno derecho a decidir. Por respeto a mí, a mi familia, a mi profesión, dije que no. No veía viable aceptar ese contrato y esas condiciones. Tenía que dejar claros mis derechos…", consideró el futbolista sudamericano.

Pero agregó: "El Betis me ofrecía dos años, y no lo entiendo. No soy de la cantera, pero he estado tres temporadas y me conocen perfectamente, nunca he arrastrado una lesión. Acabo de cumplir 31 y me encuentro hecho un chaval. Compitiendo bien y siendo valorado por la gente… no esperaba eso. El Granada me ofreció tres años más uno. No había mucho que valorar ni podía medir justamente".

Relacionados