thumbnail Hola,

El central se ha despedido muy emocionado del Sevilla, los sevillistas y la ciudad. Al francés le espera una nueva aventura en el Besiktas turco

Mañana de emociones la que se ha vivido en el estadio Ramón Sánchez Pizjuan con la despedida de uno de los históricos de los últimos años del Sevilla. Julien Escudé, presente en todos los éxitos recientes del Sevilla con esos seis títulos se despedía de su afición conteniendo la emoción.

El acto lo abrió Del Nido dedicándole unas calurosas y agradecidos palabras al jugador. "Estamos en un momento de los que uno no quiere que ocurran nunca. Pocos jugadores van a dejar una huella tan importante en el club como Escudé. Llegó sin hacer ruido en un mes de enero de hace seis años y medio y quién nos iba a decir que se iba a ir con un pedigrí y un historial como el que indica la mesa. Estos son sus poderes, el haber participado en la consecución de los mayores logros deportivos del club. Es un grande al cubo, dentro de los terrenos de juego, fuera de los terrenos de juego y también dentro del vestuario. Siempre sumando, siempre en el lado positivo de cualquier situación y siempre actuando como un auténtico profesional. Ésta será su casa de por vida", dijo el presidente.

El francés tomo la palabra, y primer lugar se acordó de todos los estamentos que conforman desde Monchi, su gran valedor para llegar al Sevilla, hasta José María Del Nido, además de sus vecinos y el pueblo sevillano en general. "Quiero agradecer a Monchi haber creído en mí. Recuerdo cuando estaba de concentración con el Ajax y me llamó para firmar por el Sevilla, él me decía si realmente quería venir aquí y me convenció de que siempre tendría un sitio aquí y se podrían hacer muy buenas cosas. Al presidente por su actitud hacia mí, por su respeto en mi trabajo, por su fuerza, por su carácter, por su ambición por llevar al club a lo más alto. A todos los entrenadores que he tenido aquí por devolverme la confianza que yo tenía en ellos. Siempre he podido jugar un montón de partidos y disfrutar de lo que más me gusta. A todos mis compañeros, desde mi primer día en una cena de equipo hasta la semana pasada con toda la juventud. He conocido grandes jugadores, internacionales, canteranos, jóvenes... Me quedo con el cariño y respeto que han tenido hacia mí, y en especial con Palop y Freddy, unos grandes amigos. Siempre ha sido un placer cada mañana venir al entrenamiento para verlos. A toda la gente del club, a las peñas que he podido ir y todas esas personas que trabajan para el club me han servido para sentirme bien dentro de mi empresa y estar orgulloso de llevar sus colores. A todo el entorno, los dueños de mis casas, mis vecinos en Tomares o en Bormujos, a los amigos que he podido hacer aquí desde el primer día hasta hoy. También a esos callejeros que me he cruzado en la calle que han tenido palabras buenas para mí. También todos los béticos ya que nunca he tenido problemas con ninguno de ellos, siempre he dicho que aquí se podían vivir dos grandes clubes con aficiones fuertes y convivir con respeto mutuo. Todas esas personas me han hecho sentir orgulloso de vivir aquí en Sevilla. Con todas esas cosas he podido disfrutar de ser futbolista. Tener salud, jugar, ganar títulos y vivir feliz dentro de la ciudad. He vivido dentro de una burbuja que se llama un sueño durante seis años y medio”, decía el emocionado jugador.

Todas las copas que ha ganado como sevillista, además del presidente José María Del Nido escoltaron a Escudé en su despedida. El central se queda de estos 6 años de fútbol con“el gol de Antonio Puerta al Schalke 04 aquí en casa durante la Feria" que les llevó a la primera final de la UEFA.

Seguidamente, el central quiso hacernos un recorrido por la ciudad de Sevilla en la que ha vivido durante seis años, y con todos los aspectos que se queda y que le han marcado de la capital de Andalucía, a la  que le dió un toque muy poético y repasó todas las fiestas y las costumbres de los sevillanos.

"Me gustaría compartir mi visión de la ciudad, porque antes de llegar no conocía nada. Mi Sevilla siempre tiene un color especial, para mí ha sido blanco y rojo, siempre he tenido mi mañanita de niebla y mi tardecita de paseo, siempre he sentido el olor del azahar en primavera, de esas naranjas en las calles, también he podido disfrutar de esos campos de olivos, de naranjos, esas ganaderías, esas fincas tan preciosas y he tenido mis paseos por el Arenal, por la Macarena, por Triana, por la Alfalfa... También en mi Sevilla he podido disfrutar de mis tardes de toros con Talavante, Morante, con el Juli, con Castella. He podido sentir el olor del gin tonic, de la manzanilla, del albero con la grada llena y la Giralda de fondo. He podido disfrutar de los coches de caballos por el Paseo Colón durante la Feria, de esos trajes de lunares, de tantas mujeres guapas bailando sevillanas con mucha alegría. Me quedo también con la Semana Santa, he podido conocer la salida del Baratillo, de la Lanzada, de los Gitanos, de ver la Sed, la Macarena entrar en su iglesia, la Esperanza de Triana por el Postigo, el Silencio por la Giralda. De comer buenos churros de chocolate en el puente de Triana, torrijas en La Campana, he podido conocer la Madrugá. Ha sido muy especial para mí. Sevilla es jamón, queso, gambas y Cruzcampo. Para mí, Sevilla ha sido restaurantes bonitos, tabernas, bares, tapas y pura tasca. También bocadillo de pringá, pescaíto frito... Eso nunca lo había vivido antes. Me quedo con más títulos, más amigos, más recuerdos y más feliz", contaba el francés sin parar de contener las lágrimas.

Para finalizar su despedida Escudé aclaró que solo era un hasta luego ya que regresará a Sevilla, aunque ahora tiene que empezar una nueva etapa en Turquía. “Aquí he dejado mucho sudor, muchas horas de trabajo, muchos compromisos, muchos esfuerzos, así que para mí aquí siempre se quedará una parte de mi corazón. Ha sido un placer poder compartir seis años y medio de mi vida aquí con vosotros. Volveré seguro. Ahora me toca empezar una nueva etapa de mi vida, seguir siendo feliz y recordar todo lo que he podido sentir aquí en seis años y medio”, finalizó Julien.

Relacionados