thumbnail Hola,

Un cuadro ché animado y con mucho ritmo acaba ganando en la tanda de penaltis ante un conjunto luso que dio muestras de su calidad y puso en aprietos a los locales.

El Valencia se hizo con el Trofeo Naranja tras vencer al Oporto en la tanda de penaltis y empatar a uno en los noventa minutos de encuentro. El partido tuvo mucho ritmo, con ambos conjuntos buscando la portería rival. La más clara de la primera parte para el Valencia llegaría en las botas de Soldado, que se plantó solo delante de Helton tras un pase maravilloso de Dani Parejo, pero el delantero internacional no supo materializar la jugada.

Oporto contestaba a los arreones valencianistas y tanto fue así que justo antes del descanso, el central Otamendi se animó a salir de la defensa y soltó un latigazo que se estrelló en el larguero de un Diego Alves que se quedó plantado en el centro de la portería.

Tras el descanso, el Valencia volvió a salir más fuerte, y fruto de ello Ricardo Costa mandó el balón al palo en un cabezazo a la salida de un córner. Cuando parecía que el gol valencianista estaba al llegar, fue el Oporto el que se adelantó en el marcador. Lucho, capitán de los lusos, remató a la escuadra un balón muerto en la frontal del área.

Pero no iba a durar mucho la alegría a los portugueses, porque tan solo cinco minutos más tarde era Jonas quien, tras rematar un pase de Guardado, ponía las tablas en el marcador. Al final del partido, y de la mano de Paco Alcácer y Jonathan Viera, el Valencia pudo remontar el partido, pero Alcácer se llenó de balón y lo mandó desviado cuando se encontraba Viera completamente solo.

Llegaron al final y llegaban a la tanda de penaltis. En los lanzamientos desde los once metros, el Oporto estuvo nefasto y falló sus cuatro lanzamientos, uno de ellos salvada por Diego Alves de forma espectacular. Al Valencia le bastaron dos penaltis marcados para ganar un nuevo Trofeo Naranja.

Artículos relacionados