thumbnail Hola,

Varios jugadores se han declarado hinchas del eterno rival, pero al final han acabado vistiendo su camiseta

Con el más que posible fichaje de Luka Modric por el Real Madrid, una foto con su dorsal impreso en una camiseta del Barcelona ha desatado la polémica entre los aficionados de uno y otro equipo.

Cuando hace dos años la prensa situaba al croata en la órbita del Barcelona, el jugador hizo unas declaraciones muy jugosas: "Me agrada de alguna manera que los medios me sitúen en ese contexto, en el contexto de un futbolista que puede jugar en el mejor club del mundo. Pero por otro lado hay que ser realista y saber que son sólo exageraciones de la prensa", al mismo tiempo posó amablemente con dicha camiseta para una foto, pero no fue el único.

Mesut Özil habló en Bild hace dos años y dijo que "jugar en el Barcelona ha sido siempre mi sueño. Y espero hacerlo algún día". Meses después, fichaba por el Real Madrid, convirtiéndose en una de las estrellas del conjunto blanco.

Años atrás, cuando la rivalidad entre ambos clubes era mucho más alta, jugadores que declararon un amor eterno al club acabaron vistiendo la camiseta del eterno rival. Uno de los casos más populares ha sido el de Luis Enrique.

El jugador asturiano comenzó su andadura en Primera División con el Real Madrid de la mano de Benito Floro, pero hasta la llegada de Jorge Valdano al banquillo blanco no se vio su mejor versión. Sin embargo, años más tarde fichó por el Barcelona, declarando un odio eterno al Real Madrid.

Otro jugador que comenzó en las categorías inferiores del Real Madrid fue Samuel Eto'o. Tras su etapa en el Mallorca, el Barcelona se hizo con sus servicios y logró triunfar en el
Camp Nou. En 2008 fue sancionado por cánticos contra el Real Madrid durante la celebración del título de Liga.

Ronaldo Nazario ha sido otro de los llamados 'mercenarios'. El brasileño se dio a conocer en el Camp Nou en la temporada 96-97, anotando 34 goles en 37 partidos de Liga. Años más tarde, tras una etapa en el Internazionale, el delantero firmaba con el Real Madrid, y aunque nunca hizo ninguna declaración en contra del Barcelona, en el entorno culé no encajó bien su decisión de pertenecer al equipo de 'Los Galácticos'.

Pero sin duda el jugador que más será recordado por la traición a su club es Luis Figo. El ex jugador portugués cambió el Camp Nou por el Santiago Bernabéu tras soltar frases como "blancos, llorones, felicitar a los campeones", durante la celebración de un título con el equipo azulgrana.

"Gane o pierda Florentino, no iré al Real Madrid", aseguró días antes de celebrarse las elecciones a la presidencia de la entidad blanca. El propio Figo tuvo que tragarse poco después su frase, ya que Florentino ganó y fichó al crack, que se convirtió en el hombre más odiado por el barcelonismo.


Artículos relacionados