thumbnail Hola,

La noticia de las deudas de la entidad de Martiricos cayó como una bomba, pero no hay alarma en el entorno de club ni jugadores. Jesús Gámez y Wellington renovaron recientemente

Las deudas podrían hacer que el Málaga descendiera de categoría. La noticia cayó como una bomba la semana pasada. Y es que las deudas en los clubes de fútbol son algo extrañamente habitual en España, y llama poderosamente la atención que un club poderoso como el nuevo Málaga del jeque Al Thani pudiera verse implicado en estas situaciones tan espinosas. Más bien al contrario, debería ir recortándole distancia a Madrid y Barcelona.

Sin embargo, con el paso de los días, todos los indicios van apuntando a que efectivamente, pese a la fuerte inversión realizada en estos años, el Málaga también arrastra deudas. Con Hacienda, con otros clubes, y algunas, con los propios jugadores incluso, como ha reconocido el presidente de la AFE Luis Rubiales: “Hay una situación de impago a 31 de junio. A estas alturas, se les debe a jugadores entre el 35 y el 40 por ciento de sus contratos” ha confirmado recientemente, lo que deja al Málaga inevitablemente en el ojo del huracán.

No en vano, desde la propia AFE deslizaron que podría haber incluso denuncias contra el club por impagos, un rumor que venía circulando varios días por Málaga. Máxime tras la visita del presidente del sindicato de futbolistas. "Hoy acaba el plazo para interponer denuncias ante la LFP por impagos. Respecto a preguntas de si el club ha sufrido alguna denuncia, mientras los jugadores estén bajo AFE no vamos a hablar. Otra cosa es si los jugadores lo van a hacer público” espetó Luis Rubiales.

Pese a todo ello, según ha podido constatar Goal.com con varias personas del entorno del club y de los propios futbolistas, la situación real no es tan alarmante. O más concretamente, de momento no quieren sentirla así. Hay cierta molestia por el hecho de que se les adeude parte de sus nóminas, como es lógico y normal, de ahí que haya algunos que hayan pensado incluso en que un organismo externo y neutral intermedie en este conflicto. Pero de momento, no se quiere hacer una montaña de lo que puede terminar siendo un grano de arena.

Y es que en el Málaga saben ya el proceder del jeque Al Thani, tradicionalmente informal con los plazos, pero cumplidor a su manera. De hecho, no es la primera vez que se retrasa con los pagos, y termina pagando. De ahí las quejas constantes de corrupción y racismo del propio jeque, al sentirse perseguido, viéndose a sí mismo como un empresario con sus negocios prácticamente en regla. No obstante, y a pesar de que es cierto que arrastra algunas deudas, el Málaga es de los clubes españoles que a día de hoy están más saneados del país. Lo que dice mucho, tanto del club costasoleño, como del resto de clubes españoles.

Así las cosas, y sondeados por Goal.com por la extraña circunstancia de que el Málaga sea uno de los poquísimos clubes de Primera que aún no ha fichado a nadie, desde el entorno de club y jugadores los hay que se agarran a las recientes renovaciones de Jesús Gámez y Wellington para ejemplificar la normalidad que se vive en el club de Martiricos. Normalidad, mientras los acontecimientos no digan lo contrario, claro. Que, aunque pueda parecer injusto por la situación de otros clubes en España, todavía pueden decirlo.

Relacionados