thumbnail Hola,

"Le permite adquirir conciencia de que puede agredir de manera impune. Es un mal ejemplo para el fútbol español que aquella agresión quede sin sanción", dijo el portavoz azulgrana

El presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, dejó sin efecto la agresión de José Mourinho a Tito Vilanova en la última Supercopa de España. La medida no fue bien recibida en la Ciudad Condal, donde el presidente, Sandro Rosell, y el secretario y portavoz de la Junta Directiva del FC Barcelona, Toni Freixa, manifestaron su descontento al terminar la Asamblea General Extraordinaria de la Federación.

Freixa fue contundente: "En primer lugar, realizamos acciones previas, incluso un contacto telefónico con la Federación, y les manifestamos nuestro punto de vista. Pero especialmente, fue ayer cuando el presidente Rosell, ante los directivos de la junta de la Federación, expresó nuestro desacuerdo con la medida. Incluso sugirió que la medida de gracia sólo fuera efectiva sobre aquellas sanciones derivadas de acciones del juego, ya que una agresión nunca puede quedar impune".

"Esta medida no incluye las sanciones derivadas de agresiones a los árbitros. Las sanciones que son como consecuencia de las agresiones no deberían quedar contempladas en las medidas", agregó.

En relación al episodio de agosto pasado, cuando Mourinho metió un dedo en el ojo a Vilanova, Freixa finalizó. "Nosotros entendemos que una agresión a un entrenador merecería castigo. Esta medida no convierte en inocente al agresor sino que le permite adquirir conciencia de que puede seguir agrediendo de manera impune. Es un mal ejemplo para el fútbol español que aquella agresión quede sin sanción".

Artículos relacionados