thumbnail Hola,

El primer fichaje de la 'era Tito' ha develado que no lo pasaba muy bien antes de enfrentar a su ex equipo y ha contado la razón por la que se marchó del club culé

En entrevista a la web del FC Barcelona, Jordi Alba, nuevo lateral blaugrana, confiesa que no se le hacía fácil enfrentarse a su ex equipo: “Eran partidos muy especiales. Recuerdo que la noche antes no dormía. Cuando llegué a Primera División eso ya no me pasaba pero sí cuando me fui del Barça al Cornellà”.

Para sorpresa de todos, revela que su salida del conjunto azulgrana tuvo que ver con su corta estatura. Alba era el más pequeño y no se sentía bien jugando al lado de jugadores mucho más altos que él. “Es que había jugadores muy altos. Yo creo que era el más pequeño y luché contra eso. Me fui al Cornellà, creí en mí y tuve la oportunidad de ir a un club como el Valencia. El sacrificio, la constancia y el creer en uno mismo han sido la clave para estar de nuevo el Barça”

Jordi Alba ha sido reconvertido de extremo a lateral y deja claro que Unai Emery fue el culpable de su cambio de posición: “Emery fue clave en esta decisión. Me ha dado la posibilidad de ir a una Eurocopa y de poder volver al Barça como lateral o como extremo. Me ha marcado mucho. Hace un año, no me imaginaba ir a una Eurocopa como lateral”. El de L’Hospitalet ha querido recordad como se fue gestando el cambio en su manera de jugar: “La primera vez fue en un partido contra el Werder Bremen. Salí de suplente. A la media parte Emery me dijo que jugaría como lateral. Al principio, está claro que nunca había jugado en esa posición pero poco a poco tuve más protagonismo en el equipo y ahora ya me gusta muchísimo”.

Por último, se ha descrito como un jugador de carácter y ha dejado claro que su ambición pasa por “ganar títulos” y cree que es posible porque el Barça “tiene los mejores jugadores del mundo”, concluyó.

Relacionados