thumbnail Hola,

Ricard Valdés Arribas, hermano del portero del Barcelona, atendió al jugador del Betis en el hospital, antes de que se produjera su fallecimiento, a los 24 años

Ricard Valdés Arribas, hermano del portero del Barcelona, Víctor Valdés, ha sido una de las personas que ha estado cerca de Miki Roqué en los momentos más duros de su vida. El doctor atendió al futbolista del Betis en el hospital, durante su grave enfermedad, y tras producirse el fallecimiento de Miki le ha dedicado unas emotivas palabras, a través de una carta personal que reproducimos aquí:

"Son las ocho de la mañana y en el Institut Universitari Dexeus empieza un nuevo día. Aunque no es un día más. Ayer tuvimos la peor guardia de mi corta vida profesional como médico. Ayer nos dejó para siempre un paciente modélico, una persona con grandes valores, un luchador nato, un gran deportista y sobretodo un amigo. Ayer nos dejó para siempre Miki Roqué".

"Son muchos los momentos que he tenido el privilegio de compartir junto a ti durante estos últimos meses de tu vida y la verdad es que siempre los recordaré con mucho cariño. Ahora sé que ha valido la pena estudiar Medicina solamente por conocer a gente como tú. Echaré mucho de menos subir a tu habitación en las guardias y charlar contigo de fútbol y de tantas otras cosas... echaré de menos tus bromas... Y no sólo yo, ya que desde el primer día que entraste por la puerta te ganaste a todos los trabajadores de la Clínica, siempre con una sonrisa en la boca, sin un mal gesto hacia nadie y con una educación exquisita. Todos te echaremos mucho de menos...".

"Recuerdo aquel día en el que me dijiste que no creías en casualidades y de que estabas seguro que todo esto tenía que pasar, que el destino es caprichoso y te tenía deparado vivir esta experiencia para poder conocernos. Me dijiste también que habías aprendido muchas cosas con esta experiencia y que ahora le dabas importancia a detalles que antes ni valorabas... que valorabas la salud, que valorabas mucho más a tu familia... Lo que yo nunca te dije es que no te puedes llegar a imaginar las cosas que nosotros hemos aprendido de ti...y de tu familia...¡vaya lección de vida nos habéis dado!".

"Dicen que "de tal palo tal astilla" y nunca mejor dicho... tienes dos padres y una hermana que han dejado una huella imborrable en todos nosotros. Han demostrado hasta el último momento una entereza digna de elogio. Tu sobrino, el pequeño Biel que nacerá en Septiembre, estoy seguro que traerá a esta familia muchísima alegría y todo tu espíritu... Aquí estaremos nosotros para recibirlo y explicarle quién fue su tío".

"De todas mis conversaciones contigo me quedo con una que jamás olvidaré. Me dijiste que siempre tendrías la pena de no haber cumplido tu sueño, haber debutado oficialmente en Primera División con el Betis. Jamás te contesté porque sé que no hubiera podido contener mis lágrimas pero ahora amigo mío, allí dónde estés, quiero que escuches mis palabras. Has sido no sólo un gran futbolista que hubiera conseguido seguro todo lo que te hubieras propuesto sino que, y lo más importante, has demostrado ser un HOMBRE de PRIMERA y un ejemplo para todos nosotros hasta el mismo momento de tu muerte. Para mí ése es el verdadero sueño cumplido y tú lo has conseguido. Has jugado el partido más importante de tu vida y lo has ganado, créeme que lo has ganado, porque has demostrado tener todos los valores que un gran deportista y una gran persona debe tener como son el coraje, la valentía, la superación personal, la humildad, la humanidad y el respeto. Allí dónde Dios te tenga, amigo, espérame porque algún día jugaremos juntos ese partido de fútbol que nunca pudimos jugar. Descansa en paz, Miki. Nunca te olvidaré".

"No quiero olvidarme de enviar desde aquí mi más sentido pésame a los familiares de Miki y a toda la familia bética y del deporte español en general".

Artículos relacionados