thumbnail Hola,

El mítico ‘7’, hoy Director de Relaciones Institucionales, jugó su último partido con la elástica merengue el 15 de junio de 1995, un amistoso ante la Roma en el Santiago Bernabéu

El Real Madrid está de aniversario. Y más concretamente Emilio Butragueño, el mítico ‘7’ del equipo merengue que dio nombre a la exitosa Quinta del Buitre durante los años 80 y 90, hoy Director de Relaciones Institucionales del club blanco. Y es que un 15 de junio como éste, pero de hace 17 años Butragueño se despedía del Real Madrid convertido en un símbolo después de jugar en el equipo madridista desde los 18 hasta los 32 años.

En ese tiempo, conquistó 6 Ligas, 2 Copas del Rey, 2 Copas de la UEFA, y una Copa de la Liga, siendo la Copa de Europa el mayor punto negro tanto en su carrera, como en su generación, la Quinta del Buitre. Que devolvió al Real Madrid a la primera plana española y europea después de unos años de depresión, pero que no terminó de coronarse como campeón de Europa, pese a ganar dos Copas de la UEFA de forma consecutiva (1985 y 1986).

Aquel 15 de junio, y después de que Butragueño ya hubiera anunciado su marcha del Real Madrid, el club blanco organizó un partido homenaje de despedida ante la Roma. El partido terminó con un 4-0 a favor en un Santiago Bernabéu lleno, donde se encuentra la familia del ‘7’ blanco, multitud de personalidades de la política, altos cargos del deporte español, ex compañeros de vestuario, y todos los entrenadores que había tenido Butragueño en sus doce años como futbolista merengue.

Goal pudo entrevistar a Emilio Butragueño en exclusiva justo hace un año para recordar aquel homenaje. “Fue un día tranquilo, la cena fue en el Eurobuilding, esa misma mañana del partido fui al estadio a comprobar que todo estaba bien. Comimos, siesta, nos preparamos para el partido, lo normal. Y luego allí salió todo muy bien. Ganamos 4-0 a la Roma, intervine en los cuatro goles, vino a jugar Hugo Sánchez, Míchel no pudo porque estaba lesionado, pero vinieron prácticamente todos, porque hasta Gordillo también vino. Teníamos un muy buen equipo el día de mi despedida. La gente fue muy entrañable, nunca pensé que pudiera venir tanto público… ¡85.000 personas! Dentro de mi carrera profesional uno de los días más representativos fue éste. Me despedía del Real Madrid, ya no iba a jugar más con mi equipo en mi estadio, había una gran carga emocional… fue una noche de grandes emociones” explicaba.

“Recuerdo que de la Roma había jugadores que no estaban con su equipo, y dejaron la selección para venir, como Aldair y Fonseca. Y de su portero recuerdo que en el último minuto nos pitaron un penalti a favor que lo tiré yo. Antes de tirar el penalti estuve a punto de acercarme al portero y decirle “No se te ocurrirá tirarte, ¿verdad?”. No lo hice al final… ¡y estuvo a punto de pararme el penalti! La tocó. Casi me la para. ¡Una cosa…! No lo tiré mal, pero el tipo se tiró al suelo y la tocó. ¡Pero cómo se te ocurre! Fíjate que estuve a punto de decirle que no se tirara…” recordaba entonces con Goal. De aquello hace ya un año, 16 desde su despedida. Hoy son ya 17.

Relacionados