thumbnail Hola,

Es la única final del campeonato español a la que llegó un filial. El primer equipo goleó 6-1, pero de aquellas categorías inferiores salió poco después la Quinta del Buitre

La cantera del Real Madrid está de moda estos últimos días en España. Sin competición oficial de clubes y con la Eurocopa aún sin empezar, el Castilla ha centrado buena parte de los focos del panorama futbolístico nacional al haber sido televisado su excepcional ascenso a Segunda División. Cinco años después, el club blanco tendrá a su filial en la división de plata. Y todavía podría tener a otro representante en Segunda B si finalmente el Real Madrid C consigue clasificarse en los play-off de ascenso que viene disputando.

Y es precisamente en estas fechas cuando se cumple un aniversario de los más especiales en la Casa Blanca. Y es que este lunes 4 de junio se cumplen 32 años de la final de Copa del Rey que jugaron el Real Madrid contra el Castilla. En lo que fue la única final de Copa donde hubo presencia de un equipo filial en toda la historia, y toda una demostración inmejorable del poderío del Real Madrid en España, situando a sus dos primeros equipos entre los dos mejores del país.

REAL MADRID 6-1 RM.CASTILLA
 REAL MADRID
1-0 Juanito;
2-0Santillana
3-0 Sabido;
4-0 Del Bosque;
5-1 García Hdez;
6-1 Juanito
Garcia Remón; Sabido, Benito, Pirri, Camacho, Angel, Del Bosque, Stielike, (Garcia Hernández 63´), Juanito, Santillana, Cuningham, (Roberto Martínez 82´).
--Vujadin Boskov--
 CASTILLA
4-1 Alvarez (67´) Agustin; Juanito, Castañeda, Herrero, Casimiro, Gallego, Bernal, Alvarez, Pineda; Paco (Sánchez Lorenzo 45´), Cidón, (Balin73´).
--Juán José García Santos--
La final, eso sí, no tuvo historia ninguna. Y es que el primer equipo terminó ganando por un inapelable 6-1 a favor de los hombres de Vujadin Boskov, frente a los niños de Juan José García Santos. Juanito (2), Del Bosque, Santillana, Sabido, y García Hernández marcaron para el Real Madrid, mientras que Álvarez marcaría el de la honra para el filial merengue.

Una derrota que obedecía a la lógica, y que por lo tanto, no frenó en absoluto la proyección de aquel Castilla. Pues a los Agustín, o Gallego pronto se uniría una generación de futbolistas irrepetible en Concha Espina: la Quinta del Buitre, con Butragueño, Míchel, Pardeza, Sanchís y Martín Vázquez. Jugadores que poco después de aquella final subirían al primer equipo de la mano del entonces entrenador Alfredo Di Stéfano para devolver al Real Madrid al primer lugar en España, con seis Ligas y dos Copas del Rey en la década posterior, además de rozar con los dedos la gloria en la Copa de Europa, sumando aun así dos Copas de a UEFA.

Entonces, con un Castilla fuerte, el ascensor entre el primer y el segundo equipo funcionaba ligero. Tres décadas después, la dinámica se ha frenado completamente, saliendo con cuentagotas los jugadores por los que el club apuesta para subir desde el Castilla al primer equipo directamente. Hoy en día, Iker Casillas únicamente.

Artículos relacionados