thumbnail Hola,

Fue presentado el 31 de mayo de 2010. Ha revolucionado el club, por dentro y por fuera, ganando dos títulos, desbancando al Barcelona, y dejando momentos para el recuerdo

“Lo bonito no es jugar con el Real Madrid, lo bonito bonito bonito es ganar con el Real Madrid”. Con estas palabras se presentó José Mourinho en una sala de prensa del Santiago Bernabéu abarrotada el 31 de mayo de 2010, justo hace dos años. Manuel Pellegrini había conseguido el récord de puntos, pero quedó eliminado de Copa del Rey y Champions League a las primeras de cambio, quedando segundo en Liga con un equipo de ensueño, lo que motivó el cambio en el banquillo merengue. Llegaba a Concha Espina nada menos que el entrenador campeón de Europa, y ‘amenazaba’ con hacer lo mismo en el Real Madrid.

Algo que, pasados dos años, aún no ha conseguido. Siendo prácticamente lo único que no ha cambiado en el club blanco desde que aterrizara José Mourinho. Pues respecto a lo demás, no queda casi nada igual. En primer lugar, en el organigrama de mando. Pues el verano pasado desapareció Jorge Valdano como director general, pasando Mourinho a ser el manager general del club, reportando directamente al propio presidente Florentino Pérez y a José Ángel Sánchez, director general. Así, Miguel Pardeza quedaba también desplazado después de haber sido director deportivo, mientras que el propio Mourinho ganaba poder de decisión en ámbitos como la cantera, los fichajes, o la política de comunicación.

Cambios en el organigrama que podrían prolongarse este verano un poco más, como por ejemplo en la cantera, en el departamento de comunicación y en los servicios médicos. “Un deportivo de los años 80 está bien en los años 80, pero no 30 años después” decía al finalizar la presente temporada. Aunque a decir verdad, donde mas cambios se han visto desde la llegada de José Mourinho ha sido en el rectángulo de juego.

Y es que el Real Madrid ha dado un gran salto de calidad, demostrando ser un equipo mucho más rocoso, fuerte, ambicioso, sólido, compacto, eléctrico, solvente, potente, eficiente. Sumando la aportación de los fichajes, Mourinho ha sabido sacar el mayor fruto posible a los jugadores con los que se encontró, haciendo del Real Madrid de nuevo un equipo campeón. Un conjunto que ha alcanzado las semifinales de la Champions en las dos últimas temporadas, cayendo sólo en los penalties ante el Bayern en esta última edición. Que ha ganado una Copa del Rey, y una Liga, y lo que es más importante, desbancando al que hasta entonces parecía todopoderoso Barcelona.



Y además, con un espléndido 'modus operandi'. Batiendo el récord histórico de puntos y de goles en Liga, con Ronaldo batiendo el récord histórico de goles la pasada temporada, con Benzema cuajando su mejor temporada goleadora y el trío Ronaldo-Higuaín-Benzema superando la marca de 100 goles del fútbol español, con el récord de victorias y goles fuera de casa en Liga, con la mejor fase de grupos de la historia de la Champions, etcétera, etcétera. Logros que, como dice el propio Mourinho, harán que se recuerde esta Liga como ‘la de los récords’, y a este Real Madrid como ‘el de los 100 puntos’. “La Liga más difícil de la historia”, para el propio Florentino Pérez.

Ha sido quizá en asuntos extradeportivos donde José Mourinho ha dejado su impronta más discutible. Y es que en estos dos años han sido constantes sus disputas contra todo lo que le rodeaba: la prensa, el colectivo arbitral, jugadores y entrenadores rivales, la Federación española, hasta con su propio club en la figura de Valdano, y sobre todo, con el Barcelona, lo que ha derivado en bochornosas tanganas en los sucesivos Clásicos de estos dos últimos años.

Florentino Pérez asegura que es ‘una nueva forma de entender el señorío’, y los hay que están convencidos de que es sólo un teatrillo para restar presión a sus jugadores. Pero sea como fuere, no ha dejado de manchar la imagen del Real Madrid. Afortunadamente para los intereses madridistas, es lo único que lo ha manchado, porque haciendo un balance de estos dos años, su llegada ha sido más que positiva para un club que estaba estancado en tierra de nadie. Y quizás lo mejor para el madridismo es que, ahora que se ha ido Guardiola del Barcelona, a José Mourinho aún le quedan cuatro años más de contrato con el Real Madrid. Hasta 2016.

Artículos relacionados