thumbnail Hola,

El delantero francés habla de su evolución en el Real Madrid y de la influencia que ha tenido Jose Mourinho para que se haya adaptado al equipo

Karim Benzema ha protagonizado la portada de `L'Equipe´ con una interesante entrevista en la que se muestra confiado, feliz y con ganas de triunfar en el Real Madrid. Tras tres años en el club, Karim se ha adaptado al grupo. "No soy el que llegó. Era tímido y distraído. Ahora soy un jugador maduro, sereno y más potente. He crecido como jugador y como persona. He aprendido a controlar mejor la presión en los grandes partidos, como los Clásicos o los grandes partidos de Liga y Champions".

A Benzema le preguntaron que significa ser jugador del Madrid. "Para estar en el Madrid es necesario ser un campeón. La presión es permanente y te obliga a estar siempre bien. En Madrid me esfuerzo el doble de lo que lo hacía en el Lyon", señaló el francés. Sobre la afición, todo fueron palabras de elogio. "Madrid es otra dimensión, la gente es una apasionada del fútbol. El estadio es magnífico, y toda la afición va con sus camisetas blancas. Cuando estás en el cmapo y ves a 90.000 personas con esa camiseta gritando y animando es increíble, hay que vivirlo para entenderlo".

El punta francés vivió un primer año turbio con muchas críticas por parte de la prensa de Madrid, algo que no gustó ni a él ni a su familia. "En España, todo se exagera. Si fallas dos veces, eres nulo; si metes dos goles, una estrella. Hubo críticas que me molestaron, sobre todo le hicieron daño a mi padre, mi madre, mis amigos...Las críticas hay que aceptarlas si quieres estar por encima de ellas".

La llegada de Mourinho fue clave para la adaptación del internacional francés. "Mourinho me habla como un padre habla a su hijo. En uno de los primeros entrenamientos se acercó a mí y me dijo en francés: '¿Cómo estás?' 'Espero que dejes al Benzema del año pasado atrás'. Noté que tenía afecto por mí. Cuando llegó al Madrid yo tenía problemas de espalda, cogí algo de peso y estaba decepcionado por no ir al Mundial. Me dijo que debía esforzarme más. Nunca me ha dejado de lado, ni siquiera cuando no lo hacía bien. Me hizo entrenar duro para mejorar y ante la prensa me picó para que trabajara más. Y ese trabajo ha dado sus frutos".

Karim Benzema reconoció que el idioma fue su mayor barrera para adaptarse al grupo. "Esto lo cambió todo. Lo hablo desde hace un año y medio o dos. Antes, en el vestuario, hablaban, reían, sin saber si a lo mejor se estaban riendo de mí. Al principio estaba en mi rincón. Ahora hablo y río con todos".

Por último, Benzema se pone como objetivo individual ganar el Balón de Oro. "Todo jugador debe tener metas en su cabeza. Pero antes de ganar un título individual deben llegar los colectivos como la Liga, la Champions..".

Artículos relacionados