thumbnail Hola,

Sólo vale ganar en El Sardinero y esperar resultados. El sueño de Europa está a un sólo paso, pero pase lo que pase, la temporada de Osasuna ya es brillante

A falta de una jornada Osasuna sigue vivo de cara a lograr un puesto que de licencia para jugar en Europa la temporada próxima. Deberá ganar al Racing y esperar algún pinchazo de Atlético, Mallorca y Levante.

Los aficionados rojillos están entusiasmados con la idea de que Osasuna vuelva a jugar la UEFA Europa League. Para un equipo humilde como es el pamplonica, que aunque bien es cierto que ya lleva unos años asentado en Primera División siempre suele sufrir por mantener la categoría, el verse tan arriba en la clasificación es motivo de orgullo. Sin títulos en sus vitrinas, el osasunismo va más allá. Pasión por unos colores y un equipo humilde, que pasando por todas las categorías del futbol español, ha conseguido asentarse con pocos medios económicos en la élite. Ese es su orgullo.

Pocas son las participaciones europeas del equipo navarro. Pero las que han sido se han disfrutado. Siempre ha habido una eliminatoria en la que un grande ha tenido que visitar el antiguo Sadar y sufrir en él.

Conoció Europa en la temporada 85/86 y tuvo el placer de eliminar en primera ronda al poderoso Glasgow Rangers escocés de aquel entonces. No fue capaz de durar mucho más, en la siguiente ronda cayó eliminado, pero el gusto de haber apeado a los escoceses se saboreó durante tiempo.

No fue hasta la 91/92 cuando Osasuna volvió a viajar por el viejo continente. Esta vez el gran Ajax les derrotó no sin sufrimiento en tercera ronda. No importaba, el club navarro había jugado contra uno de los mejores clubes europeos del momento, paseando su nombre allá donde iba.

En la 05/06 tuvo una fugaz aparición. Fue eliminado por el Rennes en la previa de la UEFA. Sería el prólogo de lo que le quedaba por vivir.

Esa misma temporada Osasuna acabó cuarto, jugando la previa de la Champions League la temporada 06/07 contra el Hamburgo. Fue algo histórico. El Sadar se llenó para entrar en la máxima competición. Pero no pudo ser, los rojillos fueron eliminados. Les sirvió como consuelo el jugar la UEFA. El destino les tenía algo guardado. Apearon a Lazio, Girondins de Burdeos, Bayer Leverkusen… y se plantaron en semifinales. Un gran Sevilla, a la postre campeón, les dejaría a la orilla de la final. No pudo ser, pero de nuevo el nombre de Osasuna sonaba con fuerza en Europa.

Desde entonces los navarros no han vuelto a entrar en competiciones europeas. La afición tiene en mente la última aparición, donde el antiguo Sadar se llenaba eliminatoria tras eliminatoria y donde la marea rojilla se desplazaba allá donde jugaba su equipo.

Demasiado buen sabor de boca dejó la última participación en Europa, lo que sirve al osasunismo para estar tan motivado con la opción que le brinda esta Liga. Sólo queda un partido, a priori asequible, contra el Racing de Santander ya descendido. El único objetivo es ganar y a partir de ahí esperar resultados de Atlético de Madrid, Mallorca y Levante, esperando que por lo menos dos de ellos no ganen, lo que daría pie a que Osasuna pasease de nuevo su nombre la temporada que viene por Europa. El domingo a las 23:00 se conocerá el desenlace.

Artículos relacionados