thumbnail Hola,

El jugador cántabro, con sólo 18 años, ya se ha consolidado en el once de Cervera y tendrá varias 'novias' en verano tras consumarse el descenso de su equipo

Es lo único que se puede rescatar de esta triste temporada del Racing. Un curso futbolístico marcado por las penurias tras el cese de varios entrenadores y un inevitable descenso que se confirmó a falta de tres jornadas para el final. Entre tanta sombra y oscuridad ha aparecido la luz de Jairo, un centrocampista cántabro de tan sólo 18 años que, probablemente, pueda seguir teniendo su futuro en Primera División, a pesar del fracaso de su equipo, que jugará la próxima campaña en la Liga Adelante.

Tras una convincente pretemporada en Alemania, Héctor Cúper lo hizo debutar el 27 de agosto del pasado 2011. Fue en Mestalla, en una derrota frente al Valencia (4-3) y el chaval, que salió desde el banquillo en el minuto 75, apenas pudo hacer para evitar que Soldado, con un hat-trick, esfumara las opciones de su equipo. No obstante, su primera oportunidad como titular le llegó varias semanas más tarde, el 21 de septiembre, en el que a la postre ha sido uno de los mejores partidos del Racing en toda la temporada.

Llegaba al Sardinero el Real Madrid y Cúper, que contaba con las bajas de Kennedy y Arana, decidió que Jairo fuera de la partida. No decepcionó. Su habilidad y descaro hicieron que llamara la atención desde el primer momento. El partido finalizó 0-0 pero Jairo ya se había graduado. Desde entonces, su presencia en el once del Racing, independientemente del entrenador que llevara las riendas del equipo, ha sido habitual.

Centrocampista de calidad, habilidoso con la pelota y descarado en el regate. Tiene facilidad para caer a banda y llegar al área rival. Así llegó su único gol en la Liga BBVA. Recibió un pase profundo en banda derecha, se internó en el área y con sangre fría batía a Javi Varas para adelantar al Racing en el Pizjuán, en un encuentro que finalizaría con un 2-2.

Jairo ofrece variantes en la construcción del juego cuando el balón supera el centro del campo. Inteligente y con visión. El abismal salto de Tercera División a Primera ha sido para él un pequeño paso fácil de digerir. Con el descenso del Racing llega el dilema para el joven jugador. Seguir en el club, en su casa y luchar por devolver al equipo a la máxima categoría o salir de allí para poder seguir disfrutando de la Primera División.

El Betis ya mostró interés en su día por él y podría tener cabida en varios equipos de la zona media de la tabla. Será su decisión. Lo que no dudamos es que Jairo, tarde o temprano, acabará jugando en Primera.

Relacionados