thumbnail Hola,

El ex presidente del club blanco ha atacado duramente a la entidad merengue

Ramón Calderón vuelve al ataque y lo hace en el momento oportuno (al menos para su interés). Justo cuando más se habla del homenaje del Schalke 04 a Raúl González Blanco, llega el ex presidente del Real Madrid y dispara a la entidad blanca con una contundencia importante.

En su propia página web, Calderón dejó frases tan duras como la siguiente: "Raúl es español, y han tenido que ser unos alemanes, a quienes se tilda de emocionalmente fríos, los que le hayan demostrado con mucho calor y sentimiento, el cariño, el reconocimiento y la admiración que algún rencoroso, con la sensibilidad de una cucaracha le negó de forma ruin, injusta y cicatera, sin caer en la cuenta de que los madridistas de verdad nunca podrán olvidar a un jugador legendario que entregó su vida al club desde que, con 17 años, saltó al campo de la Romareda para conseguir, durante dieciséis temporadas, la friolera de 323 goles convirtiéndose, así, en el máximo goleador de la historia del Real Madrid y el que más partidos ha disputado (741) en 110 años".

En dicho párrafo se muestra cómo Calderón ataca a algún miembro del Real Madrid. "Rencoroso, con la sensibilidad de una cucaracha", lanzó, justo antes de elogiar la trayectoria de Raúl y hacer un rápido repaso de sus números como futbolista del equipo blanco.

Poco después, Calderón recordó el día en el que Raúl se despidió de la familia merengue: "Su adiós se celebró, en el más puro sentido de la palabra, a medio día, en el palco del estadio y sin público y se saldó con un falso y fingido abrazo del presidente en el que se adivinaba un pequeño pero agudo puñal clavándose en la espalda del jugador. Pocos saben que el entrenador quería mantenerlo en la plantilla y el jugador continuar una temporada más. El aparcamiento del Santiago Bernabeu fue testigo mudo de las pocas palabras del presidente a su representante con las que zanjó la cuestión y abortó los deseos de ambos".

Su ataque llega hasta el punto de considerar "falso y fingido" el abrazo que protagonizaron Florentino Pérez y el propio Raúl González Blanco. Para terminar, resume todo lo ocurrido en dos palabras: "Política florentinoportuguesa".

Relacionados