thumbnail Hola,

Alfonso Loaiza elabora un análisis del duelo que, seguramente, marcará el choque: Casillas contra Messi. ¿Quién ganará?

Hazte fan de Goal.com en . Para unirte a la mayor comunidad de fútbol en la red, pincha aquí:

¿Lo tuyo es el ...? Pues no te lo pierdas y entra YA al de Goal.com pinchando aquí:

Por Alfonso Loaiza.-


Mira que fui ateo hasta que vi jugar a Leo. Pero Messi y compañía van a tener este sábado un problema con guantes llamado Iker Casillas. El portero madridista siempre nos demuestra que no sólo D10S puede ser un santo. El cancerbero de Móstoles, como Messi, contabiliza numerosas actuaciones heroicas que quedarán por siempre grabadas en la historia sagrada del fútbol. Además también es un tipo humilde y sencillo. Y lo que es más importante, ha revolucionado el mundo del fútbol en el sentido de que es tan decisivo y determinante como el mejor delantero del mundo, que es Messi.

Sí Messi tiene cosido el cuero a su bota y el balón es una prolongación de su pie. Las manos de Casillas, ahora aseguradas, están santificadas desde que era renacuajo para fabricar milagros alucinantes. Los aficionados madridistas, los españoles y sus compañeros de equipo siempre están tranquilos porque saben que Iker Casillas defiende su portería. Messi le ha marcado seis goles al santo-un hat trick incluido-, y en el último Clásico en el Bernabéu recibió por parte del Barça media docena de goles. Sin embargo porta en su ADN madridista el ribosoma de la fe de Rafael Nadal. Siempre acaba remontando cada set.



Casillas era el que menos se merecía el suplicio de la temporada pasada. Y este año que se antojaba como ilusionante, tampoco está siendo muy esperanzador. No obstante, siempre que se ha puesto en entredicho la categoría del portero madrileño ha estado sublime, como en la final ante el Leverkusen en la que salió de suplente o en el Mundial de Corea en el que jugó porque se lesionó Cañizares o mismamente en su primer Clásico en el 2000(3-0) en el que estuvo espectacular o en los mismísimos penaltys ante Italia en aquel uno contra uno ante el que consideraban mejor portero del mundo Buffon. Casillas come aparte, es de los poquitos jugadores blancos que merecían ser también rojiblancos.

Hoy día nuestro Iker tiene dos objetivos entre ceja y ceja, ganar la Liga y el Mundial. Ojalá el Clásico sea un mero aperitivo justo antes del Mundial. Casillas le tiene que coger la medida al argentino, si no mal vamos en Sudáfrica. Confío a más no poder en nuestro Santo. Yo ya le veo alzando al viento ese trofeo del Mundial que tanto tiempo llevamos esperando todos los españoles. Quizás las intervenciones de Casillas no sean suficientes para ganar el Clásico, pero sí para dejarlo en tablas. Y sobre todo para que Messi le vaya cogiendo pánico a nuestro guardameta. Que se prepare Leo, el sábado y en julio, Casillas se lo va a parar todo. Es nuestro antídoto contra Messi, contra la pulga. Recemos juntos a nuestro queridísimo Santo para que no nos salgan pulgas en la cita de Sudáfrica.

TODO EL CLÁSICO EN GOAL.COM

Relacionados