thumbnail Hola,

Alfonso Loaiza se coge de dos grandilocuencias a las que Florentino Pérez recurre para explicar cómo deben ser los jugadores del Real Madrid: excelencia y 'mejor club del siglo XX'. Pues bien, después del galacticidio de esta temporada, el que más minutos ha jugado ha sido Marcelo que puede ser lo que quiera, pero de excelencia, muy poco. Te lo contamos.

Alfonso Loaiza.-

La vuelta de Florentino y de su proyecto imperial y faraónico implicaba una segunda edición de galácticos en el Real Madrid y asimismo, la reaparición de la esperanza y el renacimiento de la ilusión perdida en los madridistas. Si en su primer mandato, el presidente del conjunto madrileño contrató seguidamente, año tras año a Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham, Owen... En su retorno a la Casa Blanca no iba a ser menos, Kaká Cristiano, Benzema, Xabi Alonso..en fin, ya saben, un montante de alrededor de los 300 millones de euros.

Han transcurrido ya varios meses desde la toma de posesión en su cargo y tras la disputa de un total de 19 encuentros ligueros, ¿Se imaginan qué futbolista de campo es el que más minutos ha disputado? Pues aunque parezca increíble, el indiscutible de Pellegrini es el lateral brasileño Marcelo que ha jugado diecisiete encuentros y en el conjunto blanco se recrea de centrocampista y según las estadísticas, contabiliza un total de 1517 minutos sobre los 1700 posibles.

Florentino desde su llegada ha venido reiterando palabras como grandeza, excelencia, acompañadas con otros enunciados como nació para jugar en el Real Madrid o el mejor equipo del Siglo XX. Que yo sepa ni Marcelo nació para equiparse con la camiseta blanca y mucho menos para jugar en el mejor equipo del siglo XX. Se trata de un futbolista de corte vulgar, de la gran medianía futbolística, que sólo apela a la vulgaridad. Aunque ya perdonado y olvidado, -errare humanum est- fue aquel que acudió a la provocación tras ganar un partido, burlándose del Getafe y de la ciudad de Getafe con la lengüita y con los reiterados tocamientos en sus queridas partes. Se mire por donde se mire, y más si lo mira el Cata Díaz, Marcelo y grandeza ni se casan ni se enlazan.

Querido Florentino, todos sabemos y conocemos la grandeza y la excelencia del Real Madrid, por ello es preferible quedarse en silencio, ya que al aclamar de grandiosidad y grosor económico se enflaquece, porque debido a su contumacia, tras un gasto astronómico para los fichajes, ahora se le puede achacar y culpar de que Marcelo sea indiscutible en el mejor equipo del Siglo XX, y de igual modo, al proclamar de magnificencia y grandeza, uno mismo se empequeñece y desvanece por su propio peso. Simplemente, porque la excelencia es mejor darla por sobrentendida. Simplemente porque la grandeza se mide en relación con la propia humildad. Simplemente porque la grandeza y la excelencia no se localizan entre las medianías y la vulgaridad, en la de Marcelo, ni en la arrogancia, en la de Florentino.

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces, Presidente del mejor club del siglo XX: que Marcelo haya nacido para ser el jugador que más minutos dispute en el Real Madrid es signo de grandeza, de grandeza cochambrosa, y de excelencia, de excelencia indigente. Aún está a tiempo. Rectificar es de sabios, y de grandeza, la palabra que tanto le agrada. Y que a todas luces evoca a los pequeños jugones como Silva y no a la excelencia Marcelo.

TODO EL REAL MADRID EN GOAL.COM

Relacionados