Real Madrid: Convocado Javier Acuña, la esperanza de la cantera blanca

El joven delantero paraguayo, de 21 años, ha pasado por todo tipo de vicisitudes desde que llegó a España para buscarse la vida con su familia. Hoy es un día grande para él porque Manuel Pellegrini le ha incluído, por primera vez, en una convocatoria. Conoce a fondo la historia del 'Messi Guaraní'. Muy pronto será figura.

Lo esperado no sucede, es lo inesperado lo que acontece. Por tanto, no hay que subestimar lo inusitado. La vida en sí, es una sorpresa. Carlos Javier Acuña, deportado y desterrado en Cádiz, ha sido convocado para el próximo partido liguero del Real Madrid.

Desde Cádiz, se observa la noticia desde el asombro, el desconcierto y la sorpresa, sabiendo que este joven paraguayo estuvo durante tres años en el club del Ramón de Carranza y no logró un puesto en el once titular amarillo. Se apuntó un total de dos goles en 23 partidos.

Por no verle capacidad de progreso, los responsables técnicos cadistas decidieron cederle al Salamanca, en donde jugó 20 partidos y sólo marcó un tanto.

Carlos Javier Acuña vino a Cádiz con 16 añitos como la joya que atraparía la corona amarilla. Los dirigentes caditas preferíam al paraguayo antes que al ahora mejor jugador del planeta, Leo Messi, que pudo ser cedido. Pero esa operación no se pudo cerrar.

En cambio, el paraguayo sí llegó al Cádiz, y como el fichaje más caro de la historia del club amarillo. Un joven que apuntaba maneras: veloz, atlético, habilidoso, ágil. El delantero aterrizó como el Nuevo Maradona paraguayo tras realizar un sudamericano juvenil estupendo, donde fue el Pichichi, superando a un tal Sergio Kun Agüero en la tabla de máximos goleadores.

El joven futbolista paraguayo, a pesar de que llegaba para jugar con el Cádiz en Primera División, no debutó con el equipo amarillo hasta la temporada 2006/07. Un imperativo legal de la FIFA sobre la transferencia de menores impidió que se le pudiese inscribir en el primer equipo al no cumplir la mayoría de edad.

Así, el llamado a ser el ídolo para la afición amarilla estuvo un año sin jugar un sólo partido profesional. Este lance enrevesado rompió la progresión de un jugador designado para marcar un antes y un después en La Tacita de Plata. 

Además,el Cádiz ese mismo año descendió a Segunda División.Una categoría dura, sufrida y agotadora con la que el pequeño Acuña nunca llegó a familializarse. En Cádiz dejó un amargo sabor de boca, se le conocía como un jugador alocado y aturdido con el balón en los pies, un pequeño saltarín y brincador en busca de los balones en largo y sobre todo, dejó la impresión de ser un futbolista de puntería desviada, sin olfato de gol. 

El paraguayo se desvanecía partido a partido en la categoría de plata, llegando a perder la sonrisa a la vez que transcurría el tiempo sin encontrar puerta. Y así vivía, en el ostracismo de su identificación como futbolista: ¿delantero, mediapunta, extremo o segundo punta? En Cádiz los jugadores son propensos a los errores. Tienen diferentes formas para gozar y disfrutar: Pescaíto frito, costa, sol, hermosas mujeres y buen marisco.

No es lugar idóneo para formarse como jugador si te gusta el cachondeo y la fiesta. Asímismo, escasean los buenos consejeros y asesores de jóvenes promesas. Los cadistas tenemos el defecto de ser permisibles y condescendientes, o quizás la perfección, porque si no fuera así, Mágico González no hubiera triunfado en Cádiz. El hombre bohemio hecho para la ciudad permisiva. Todos tenemos el derecho beneplácito de una segunda vez, de una segunda oportunidad.

Ha transcurrido el tiempo, Javi Acuña es cinco años más mayor, de ser un adolescente de 16 ha pasado a convertirse en un hombretón de 21 años pasado por Valdebebas.

Se ha instruido en la Casa Blanca con Raúl como ejemplo y patrón, ahora posee esa sonrisa alegre de aquel niño adolescente que soñaba con debutar en Primera. Cinco años ha tardado en encontrar de nuevo la sonrisa.

Hoy es tu día, Acuña, la oportunidad llama a tu puerta por segunda vez. La vida tiene su lado sombrío y su lado brillante, de ti depende elegir el que más te plazca. En Cádiz ya digo, decepción y fracaso total. "La vida puede ser maravillosa", diría el gran Andrés Montes. De descarte en Cádiz a galáctico por un día. ¡Javi, es tu momento!

LA FICHA DE CARLOS JAVIER ACUÑA. OPINA SOBRE ÉL, AQUÍ:

EL DEBATE: ¿CREES QUE PODRÁ TRIUNFAR EL 'MESSI PARAGUAYO' EN ESTA NUEVA -Y GRAN- OPORTUNIDAD EN ESPAÑA? ¡¡OPINA SOBRE ACUÑA, VAMOS!!: