thumbnail Hola,

Es el mejor central de España y va camino a dominar el espectro europeo. Técnica, marca y capacidad goleadora hacen de Gerard Piqué el nuevo Beckenbauer. ¿Es el mejor central de Europa o todavía le falta? ¿Lo debatimos?

Por Alfonso Loaiza.-

Prosiblemente el mejor central de Europa sea Gerard Piqué. El catalán supone el porvenir de la zaga tanto blaugrana como española. El defensa blaugrana es un habitual entre los goleadores de La Roja y sus goles han ayudado para realizar una clasificación inmaculada para el Mundial de Sudáfrica, en el que Piqué será sin ninguna duda el Káiser en el eje de la zaga española que, anhelamos, levanten por primera vez la Copa del Mundo.  

Piqué, cuyo ídolo es Fernando Hierro, retornó el verano pasado al Barça por una cantidad de alrededor de los 5 millones de euros. Anteriormente su periplo versó por Zaragoza hace tres temporadas, cedido por el Manchester United, también transcurrió por el conjunto británico durante la posterior campaña, donde se proclamaría Campeón de Europa aunque disputando muy pocos partidos, ya que era eclipsado por la pareja: Ferdinand-Vidic.

Nunca estuvo complacido en las Islas Británicas, no se familiarizó con la comida inglesa y cuentan que se nutría de Doritos y Kinder Bueno, este fue el refugio de Gerard Piqué en su etapa de aprendiz de Sir Alex Ferguson en Manchester. Pero, sin embargo, el joven se engendró de la dureza e intensidad inglesa y también se confeccionó la grandeza de su cuerpo y alma, el alma y el espíritu del central del futuro.  

Este canterano blaugrana, volvió con una fuerza tremenda al conjunto que le vio nacer en esto del fútbol. Ahora es indiscutible en el Barça del Triplete. Anteriormente, fue compañero de Cesc Fábregas en las categorías inferiores. Piqué posee todo lo requerido para ser un grandísimo defensa central: seguro, sólido, tranquilo, alto, espigado, contundente, veloz, siempre atento al corte, posee un certero remate de cabeza y sabe colocarse en el lugar indicado, en el momento idóneo. Gerard Piqué pisa fuerte y además es técnico.

Ha aportado frescura y un juego diferente en la defensa, siempre que puede sube a atacar e intentar meter goles: "Siempre me ha gustado meter goles. De niño lo que nos gusta a todos es chutar, meter gol, y definir así es algo innato", comenta el jugador. Será sin duda el gran referente de la zaga española, que rastreaba y exploraba un acompañante para Puyol desde hacía tiempo, ya que ni Marchena ni Juanito estaban al nivel,hasta se llegó a comentar que España flaqueaba en ese aspecto del juego.

A la retaguardia de La Roja con Carles Puyol y Sergio Ramos ya le bastaba, pero desde la irrupción del central del futuro: Piqué, ahora si que puede tararear y cantar Iker Casillas eso de me siento seguro que no le es posible en el Real Madrid con las temibles jugadas a balón parado.  

Se van uniendo e incorporando cada vez más jóvenes enérgicos al grupo mágico de una Selección para la historia que seduciría y conquistaría Europa, imponiéndose el primor colectivo y el estilo exquisito frente al juego aislado de los solistas. Bienvenidos sean todos. Aromatizan a La Roja con perfume jovial, signo de novedad y juventud, los Iraola, Monreal, Mata, Negredo y Piqué, que redondean un equipo implacable que bate récords.

Hecho a base de chicos modélicos: sencillos y humildes que van a pasárselo bien ganando y haciendo disfrutar a una nación, con la máxima de los Tres Mosqueteros: uno para todos y todos para uno. A Gérard Piqué, se le compara con Koeman o Hierro y le apodan Piquenbauer por su parecido al Kaiser alemán que era el jugador total: siendo líbero, poseía la movilidad del mejor extremo, el trato de balón del mejor centrocampista y el acierto goleador del mejor delantero.

Las adulaciones y los halagos vertidos a veces no tienen trascendencia sobre qué te alaban y te dicen. La magnitud del discurso se calibra por quién te menciona. El defensa blaugrana ha sido bendecido por el mismísimo Baresi, el mejor central del último lustro, que llegó a decir de él que será el central que marcará una época en Europa con el FC Barcelona y la Selección.

Piqué huye de los elogios, son como los chicles: se mascan, pero no se tragan, sin embargo trata de merecerlos como hasta ahora. El futuro no es un regalo, es una conquista. Disfruta del momento y vive intensamente cada instante: Carpe Diem, diría el latino Horacio. Así, el futuro será de Gérard Piqué.

TODA LA ACTUALIDAD DEL BARCELONA EN GOAL.COM, AQUÍ:

Relacionados