thumbnail Hola,

Pedro Rodríguez está irrumpiendo en el fútbol español de forma fresca y descarada. El respaldo de Pep Guardiola, del grupo y de su propio talento, le permiten quemar etapas muy complicadas y jugar como todo un veterano.

Por Alfonso Loaiza.-

Todos los culés tienen grabada en su memoria una fecha y un lugar que jamás olvidarán, 27 de mayo en Roma.Tocaron el cielo en el Olimpo romano, Champions, triplete. Siendo la seña y la marca de nuestra tierra que domina el fútbol desde abajo con paciencia, con buen trato de balón, sin necesidad de hombres fornidos, altos sino de pequeños futbolistas que divisan el fútbol mayúsculo. Un Barcelona de lujo.

Pedro, al que antes conocíamos como Pedrito, guarda esa fecha como un tesoro. Disputó el último minuto de aquella fiesta blaugrana ante el Manchester del ahora madridista Cristiano Ronaldo. Su técnico Guardiola fue bienhechor con este hecho, como de costumbre; hubiera sido un castigo para el bielorruso Hleb pero para aquel chaval al que aún llamabamos Pedrito que procedía de jugar en el equipo de Tercera dirigido por Guardiola la temporada anterior, fue todo un premio.

El entrenador culé tuvo un bonito gesto.Terminó la temporada como la empezó con su apuesta hacia la cantera, hacia el extremo canario que nos está maravillando con su fútbol vertiginoso y vivaz con ese toque exquisito y distinguido marca de la casa: La Masía; el chico se sintió valioso aunque fueran unos segundos, y ahí está la principal diferencia con el Real Madrid y su cantera, los canteranos madridistas no se sienten útiles ni apreciados. Pedrito se hizo mayor y pasó a llamarse Pedro con la disputa de esa final, gracias a Pep Guardiola que confía en la cantera blaugrana a más no poder.

La evolución del nombre del anterior Pedrito va ligada con gran afinidad a la de su dorsal. Comenzó con el 27 en aquel minuto de la final europea. Ahora Pedro con el 17 nos obnubila, se ha convertido en un jugador muy valioso para el club blaugrana con sus golazos dignos de su compañero y mejor jugador del mundo: Leo Messi. El Camp Nou empieza a vitorear al canario tanto como ovaciona al astro argentino.

Un personaje que por esta evolución y desarrollo ya podríamos llamar Don Pedro porque próximamente pienso que debe lucir el número 7 que está vacante y disponible esta temporada tras la marcha del islandés Gudjohnsen. En los momentos donde la oscuridad brota al fútbol de toque y solidario del FC Barcelona, aparece Don Iniesta con el Iniestazo en Stamford Bridge y sino emerge la figura de aquel Pedrito que hoy es Don Pedro para reivindar la grandeza del fútbol, que parecía haber sucumbido en manos de la brutalidad y la fortaleza del juego de Mourinho,de Grecia,de Italia, pero que el tiempo ha dado la razón a los virtuosos del balón con La Roja y con el Barça.

El talento se va imponiendo. El fútbol y los grandes futbolistas nacieron en la calle. Se aprende a darle patadas al balón en las plazoletas y no rodeados de aparatos de gimnasio -es únicamente un mero complemento-. Don Andrés, Don Xavi, Don Ibra, Don Messi... y también Don Pedro abren las puertas del cielo con las llaves del tesón y la paciencia de un equipo fabuloso a base de juego solidario,asociativo de calidad y cantera.

Si no es Don Messi es Don Xavi. Si no es Don Piqué es Don Daniel Alves. Si no es Don Ibra es Don Andrés.Para todo lo demás: Don Pedro. El sitio de Henry -ya ha realizado sus 10 mejores partidos en su carrera y muy antológicos, por cierto- le pertenece. Los del canario están por llegar, se están cociendo y aderezando en la cocina y el fogón del maestro chef  Pep Guardiola.

Más vale Pedro que es español, canterano y más joven. Que un veterano fichado por Laporta. El francés es el que más chirría en el juego preciosista que elabora el conjunto culé. Henry tarda más tiempo en tomar decisiones, hasta el punto de que cortocircuita y resta continuidad al ataque. Pedro piensa activamente en el mismo registro e intensidad que sus compañeros.

A la vez escolta al centro del campo blaugrana. Además ejecuta con tono ligero y ágil y precisa sus disparos directos al destino del gol. Había marcado en las dos Supercopas: la de España y la de Europa. También en la Champions. Pero Pedro Rodríguez -Don Pedro- esperó el momento más oportuno para estrenarse en la Liga. Un golazo del canario ante el Almería (1-0) permitió al Barcelona acostarse líder en solitario. Su gol puede valió su peso en oro. Su cláusula asimismo es de oro: 75 millones de euros. Todo indica a que Don Pedro, es de oro.

EL CORAZÓN AZULGRANA LATE MÁS FUERTE AQUÍ:

ENTRA EN EL FORO DE GOAL.COM PINCHANDO AQUÍ:

Relacionados