thumbnail Hola,

El galo vuelve a lucirse en la victoria ante Suiza con un gol y una asistencia. Es el jugador más influyente en el Mundial de cara a puerta, pese a que no le han validado dos goles

OPINIÓN

Francia se sube definitivamente al vagón de los favoritos en el Mundial. Fuera de ese tren España e Inglaterra, y con un único billete para bien Italia o bien Uruguay, la selección bleu gana enteros para llegar lejos en el campeonato de Brasil. La prestancia del combinado francés no es flor de un día, ni siquiera cuestión de este único Mundial. Hubo quienes menospreciaron la exhibición gala ante Honduras por el calibre del rival, pero también ante Suiza volvieron a lucir todas sus buenas virtudes: velocidad, gol, orden, toque, fortaleza física, seriedad defensiva. Y esta vez lo hicieron ante un adversario de mayor entidad, y sin Paul Pogba (ni Franck Ribéry), dos de los supuestamente mayores baluartes del equipo de Didier Deschamps. Definitivamente, están de dulce. Y amenazan con seguir estándolo durante su estancia en Brasil.

Idénticas esperanzas están puestas en Karim Benzema, por cierto, el que hasta el momento está siendo el mejor guía posible en el ataque francés. Podríamos decir que cinco goles son suyos, aunque no le hayan validado dos de ellos –uno fuera de tiempo y uno en propia puerta-. Aun así, el ‘10’ galo es el jugador que ha participado en más goles en lo que va de Mundial con tres goles y dos asistencias, actas en mano. Se ha puesto gallito. Y si Francia sigue con paso firme en este campeonato, que nadie dude ya que Benzema va a estar entre los mejores jugadores del Mundial.

No sólo por los goles, sino también por su influencia en el juego del resto de compañeros. Ante Suiza partió incluso desde la banda, con Olivier Giroud como delantero centro. Y en el Real Madrid se ha demostrado como un atacante ideal para complementarse con Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Pero la falta de gol siempre le ha penalizado ante una afición exigente como pocas. También en Francia, donde fue muy discutido esta misma temporada. Ahora, con diez goles en los últimos ocho partidos con su selección, esa zozobra ha pasado a mejor vida. Hoy es el gallo de esta Francia, valga la redundancia.

Y esa misma zozobra que se ha diluido en París, también puede haberse esfumado en Madrid. Pues viendo a Benzema lucir su fútbol con otra camiseta, aderezándolo además con goles, seguro que buena parte de la afición merengue se vuelve a pensar la conveniencia de venderle, justo ahora que están las negociaciones por su renovación en marcha, y que Luis Suárez puede ponerse a tiro tras ganarse los elogios de todo el mundo del fútbol, así como la repulsa de una Inglaterra que está fuera del Mundial por dos goles suyos. Por su propio fútbol y estilo, Benzema puede no tener mucho gol, siendo un ‘10’ disfrazado de ‘9’, pero ahora, cuando ve puerta, se antoja como uno de los delanteros más distinguidos del planeta. En Brasil se está viendo.

Relacionados