thumbnail Hola,

Beckham: Mi debut con el PSG fue una noche muy especial

El ex centrocampista del Manchester United y el Real Madrid estaba pletórico después de debutar tras 15 minutos para su nuevo club en la victoria por 2-0 sobre el Marsella

David Beckham declaró con una sonrisa de oreja a oreja que su debut con el París Saint-Germain en la victoria por 2-0 sobre el Olympique de Marsella fue una “noche especial" en su carrera. El inglés de 37 años de edad, comenzó el partido en el banquillo, pero llegó a reemplazar a Javier Pastore en el minuto 76. Comentó que estaba “encantado con la acogida” que recibió de una ruidosa multitud: "Fue una noche especial para el equipo y para mí", dijo Beckham a los periodistas tras el partido.

"Recibí una gran bienvenida. Vestir la camiseta PSG y estar en el terreno de juego, todo fue muy especial. La recepción antes del partido y cuando me llegó el turno fue genial. Estoy muy feliz y muy orgulloso de tener la oportunidad de jugar en un gran liga con un gran equipo. Es genial estar entre todos estos grandes jugadores. Venir aquí, a mi edad y durante el mercado de invierno, aunque no espero jugar todos los partidos, esa es mi meta", declaró el inglés.

El ambiente en la nevada capital francesa adornaba el enfrentamiento entre los dos grandes rivales, y no mostraba señales de amainar cuando Nicolas N'Koulou desvió un disparo de Lucas Moura y se introdujo en la portería del Marsella. Los visitantes no estaban intimidados por los fuegos artificiales locales y amenazaron con igualar en varias ocasiones. Pero David Beckham ayudó a la victoria en los últimos minutos, cuando lanzó una pelota a Jeremy Menez, quien cruzó para Zlatan Ibrahimovic que a su vez desde corta distancia sentenció el partido.

El ex capitán de Inglaterra admitió que se había sentido nervioso antes del choque, y declaró que fue una demostración de fe del entrenador Carlo Ancelotti el usarlo en un encuentro típicamente caliente con el resultado todavía en juego: "Por supuesto, sobre todo contra el tercer equipo en la tabla, y conmigo tratando de ponerme al día. Es un gran partido, el más grande de Francia", y continuó, "cuando llegó el 1-0 sabíamos que no había acabado. En mis primeros dos o tres pasos, mis pies estaban un poco congelados. Ganar contra el Marsella y aumentar nuestra ventaja sobre ellos a ocho puntos es muy importante para nosotros”, afirmó Beckham.

Para finalizar confesó que "hubo pequeños nervios. Siempre supe que era un gran reto fichar por el París Saint-Germain. Jugar en Estados Unidos durante seis años y luego querer otro desafío así significaba que tendría un poco de presión. Pero yo realmente difruté de la noche, como he disfrutado de los últimos 10 días. Era difícil ponerse en forma, pero me siento bien, todo va bien", finalizó un feliz David Beckham.

Artículos relacionados