thumbnail Hola,

Vicente del Bosque volvió a salir con Cesc como delantero más adelantado, algo que divide las opiniones de los españoles. ¿Con qué preferís que salga España ante Portugal?

La selección española ya está en las semifinales de la Eurocopa de Polonia y Ucrania. Pese a todo, el debate sobre si España ofrece su mejor versión con un nueve de referencia o sin un delantero centro nato.

Nuestros dos expertos Gonzalo Ruiz y Martin del Palacio protagonizan un encarnizado debate en el que tú también eres protagonista. Deja tu comentario en la web o también a través de Twitter y Facebook.

Defiende tu postura y muestra tus argumentos. La batalla ha comenzado…

  JUGAR SIN "9"
JUGAR CON "9"
Vicente del Bosque volvió a sorprender a todos, aunque cada vez a menos, la verdad, con un once en el que no salían de inicio ninguno de los tres delanteros centro que el salmantino seleccionó allá por el mes de mayo.

España está adoptando otra forma de ver el fútbol ofensivo, un fútbol con tres jugadores extremadamente habilidosos que, pese a no tener las cualidades de un delantero, son posiblemente los tres mejores media puntas del torneo.

Andrés Iniesta, David Silva y Cesc Fabregas, forman un tridente arriba que prácticamente ninguna defensa es capaz de controlar. Con un juego basado en el movimiento continuo de los tres jugadores, la zaga de centrales no es capaz de marcar a un jugador en particular, y la subida de los laterales provoca un serio dolor de cabeza para las defensas.

Ayer pudimos comprobarlo, con Alba subiendo como un tiro por la izquierda, la superioridad ofensiva se hace notar y de un pase de Iniesta a la espalda del lateral francés provocó el gol de España en la primera parte.

España ha aprendido a jugar mejor sin nueve, con un fútbol de jugones que, reconocido incluso por el propio Koscielny antes de disputar los cuartos, "es muy complicado defender a un equipo que juega sin delantero".

Del Bosque ha sorprendido a todos los que creían que podían cogerle la medida a España para neutralizar su juego. Además, Torres no parece estar a la altura y el técnico sigue sin confiar en sus otros dos delanteros, así que, si estamos en semifinales sin nueve, que nada cambie.


Por Gonzalo Ruiz
España derrotó a Francia con la marca de la casa. Desde que Del Bosque asumiera el cargo de la Roja, el equipo no ha recibido ni un gol en eliminatoria directa. Podría decirse entonces que el técnico ha acertado con el planteamiento, sobre todo por la espectacular media hora que ofreció en el Donbass Arena de Donestk.

Sin embargo, eso sería mentir. Lejos de ayudar al triunfo de España, el falso nueve resultó un error, que no tuvo repercusiones porque la diferencia entre la Roja y Francia resultó demasiada. ¿Cuál es la base para afirmar lo anterior?

En primer lugar, que ante el planteamiento ultra-defensivo de Francia, España sufrió para tener una referencia ofensiva. Los de Blanc renunciaron a la posesión de balón, que España monopolizó por completo, pero al llegar al área tenían que pasarla hacia atrás por falta de un jugador al frente.

Esto sucedía, además, porque en lugar de ser falso 9, Cesc estaba partiendo de 9 real, solo que, al no ser su posición, no sabía cómo moverse ni qué hacer en esa zona del área. Así, ni participaba en la creación, ni generaba opciones ofensivas. La culpa no es del futbolista, que hace lo que puede en una posición poco familiar, sino del técnico que lo pone ahí.

Y cuando llega la ocasión, en un mano a mano clarísimo con Lloris, Cesc falló. La cosa no mejoró mucho con Torres, se podría decir. El niño se equivocó en todos los pases, como si tuviera dos piernas izquierdas. ¿No tiene otras opciones ofensivas Vicente del Bosque? ¿Para qué llevó a Álvaro Negredo y Llorente, solo para decorar el banquillo?



Por Martín del Palacio
   

 

Relacionados