thumbnail Hola,

Ganador de cinco Copas de Europa con el club blanco, el Presidente de Honor vio a su equipo levantar el ansiado décimo título continental en Lisboa

Hasta el final de sus días el destino quiso que Don Alfredo Di Stefano quedara eternamente ligado con el recuerdo de la Copa de Europa. Su Copa de Europa. Llegó al Real Madrid para ganar La Primera en 1956 y no ha descansado en paz hasta que vio al equipo de su vida levantar La Décima. Este lunes nos ha dicho adiós el hombre que cambió el curso de la historia del club más laureado del mundo, también considerado el mejor del Siglo XX.

Resulta paradójico que en 2002 el corazón le diera un primer susto a Don Alfredo, convaleciente durante un largo tiempo después de sufrir un infarto. Aquel fue año en el que el Madrid alzó su novena Copa de Europa -ya en formato Champions League- al cielo de Glasgow, donde el propio Di Stefano fue protagonista de uno de los partidos más recordados de la historia.

Fue un 7-3 al Eintracht de Frankfurt. Era entonces la quinta final continental consecutiva que un Madrid de época alcanzaba y ganaba a las órdenes de Miguel Muñoz. El mito nacido en Buenos Aires marcó un hat-trick, mientras que Ferenc Puskas hizo los otros cuatro tantos. Di Stefano estableció una marca que nadie ha podido superar desde entonces: siete goles en cinco finales de Copa de Europa.

El camino del Real Madrid hasta levantar un nuevo título europeo ha sido largo y tedioso hasta este 2014. Doce años de sinsabores y decepciones varias que pesaban en exceso sobre una escudo y una institución siempre acostumbradas al éxito. Lisboa, capital de la vecina Portugal, resultó este pasado mes de mayo ser el final de un largo viaje para el Madrid: la conquista de La Décima fue una realidad.

Contra un Atlético de Madrid guiado por el también argentino Diego Simeone, el conjunto blanco igualó el marcador cuando el partido agonizaba y resolvió con contundencia en la prórroga. En las gradas del Estadio Da Luz celebraba aquella victoria una leyenda blanca, Don Alfredo Di Stefano. Fue el último partido que la 'Saeta Rubia' presenció del Real, de 'su' Real.

Artículos relacionados