thumbnail Hola,

El otrora lateral derecho del Real Madrid rememora en Goal la final de Copa Europa ante el Liverpool. “Tiré la cinta del partido por la ventana. Luego Sammy Lee me dejó la suya"

EXCLUSIVA

Al madridismo le resulta muy complicado hablar del Real Madrid sin recordar que ha conquistado nueve Copas de Europas. Es un inmenso motivo de orgullo. Sin embargo, no sólo ha jugado nueve finales de Champions League. Rafa García Cortés [18 de enero de 1958, Madrid] lo sabe bien, pues era el lateral derecho en el equipo merengue que perdió en 1981 la final en París ante el Liverpool (0-1). Y de hecho, fue un fallo suyo en defensa fue el que propició el gol de Alan Kennedy. Durante años le estuvo persiguiendo ese estigma, pero hoy habla con naturalidad de todo ello en Goal, rememorando aquella final hace 33 años.

LA FINAL MARCÓ EL INICIO CON ADIDAS
"Jugábamos con otra marca. Y Adidas se acercó antes de la final para hacer varios contratos con jugadores. Parecía un mercadillo. Ahora es lo habitual. Entonces todavía era más importante el escudo y no la marca de la camiseta”
¿Cómo se prepara una final? ¿Qué se hacen los días previos?
“Los días anteriores son de mucho nerviosismo. Ese día previo, el viaje a París, la concentración allí… Hay intranquilidad, no duermes bien por las noches, de la responsabilidad de saber que estás ante algo muy grande. Aunque luego una vez que empieza el partido, los nervios se van”.

¿Recuerda algún ritual especial para la ocasión, una superstición, o la charla de antes del partido?
“No especialmente. Aunque sí recuerdo que Adidas se acercó a nosotros antes de la final. Yo nunca había jugado en el Real Madrid con Adidas, creo, jugábamos con otra marca, Neiva, que no llevaba ni su escudo en la camiseta. Y esa semana se acercaron para hacer varios contratos con jugadores. Fue una parafernalia un poco extraña, parecía un mercadillo antes de una final. Ahora es lo habitual. Entonces todavía era más importante el escudo que llevabas a la izquierda y no la marca de la derecha de la camiseta”.

Recientemente falleció Vujadin Boskov, que fue el técnico que estuvo a punto de conquistar la Séptima con su equipo. ¿Cómo le recuerda?
“Era un hombre especial. Fue un entrenador innovador. Entonces la preparación física era correr, correr y correr. Salíamos al parque detrás de la antigua ciudad deportiva, y corríamos como ardillas. Y si no, al Pardo, a hacer kilómetros como bobos. Pero él usaba balón para todo. Cada vez que entrenábamos era un descubrimiento. Muy pocas veces repetíamos ejercicios. Siempre eran intensos, te lo pasabas genial entrenando y, a la vez, nos pegábamos unas palizas tremendas. Los Camacho, Del Bosque y demás que le tuvieron de entrenador estoy seguro que adoptaron un poco de su filosofía de trabajo y ejercicios. A todos nos marcó”.

El inicio del fútbol moderno, como decía también de las marcas deportivas, porque ahora es lo habitual…
“¡Sí! Boskov era un grandísimo entrenador y sólo tenía un problemilla: que no veía mucho. Necesitaba que la gente de alrededor le guiara un poco desde el banquillo. Juan Santisteban era el que le ayudaba, junto con el doctor Cadenas y la gente del banquillo, porque en los partidos no distinguía lo que pasaba en la banda contraria. ‘¿Quién es aquél? ¿Qué ha pasado?’, preguntaba constantemente”.



Innovó. Antes todo era correr. Marcó a los Del Bosque y Camacho. No veía mucho. Necesitaba que le guiaran desde el banquillo"

- Boskov, un genio


¿Cómo fue aquel partido contra el Liverpool? ¿Qué recuerda de lo que pasó sobre el césped?
“Cuando llegue a Madrid desde París, tiré por la ventana la cinta del partido, que lo tenía grabado. Luego al cabo de los años, en Osasuna estaba Sammy Lee [ahora ayudante de Kenny Dalglish en el Liverpool], y mi amigo Andrés Sabido, que consiguió una cinta que Sammy Lee había grabado. Y cuando la volví a ver, no tenía nada que ver con lo que yo recordaba. Fue un partido igualado, tuvimos nuestras ocasiones de gol, y ellos no tuvieron muchas. Pero tuvieron una en un error mío porque no di al balón al botar en una raya, que antes no eran planas del todo, y Alan Kennedy recogió el balón y marcó. Pudimos haber ganado el partido. Estaba claro que el que primero marcara, ganaría. Y así fue”.

¿Tiene la sensación a día de hoy de que perdiendo esa final se les escapó la oportunidad de entrar en la Historia?
“Entonces sabía que era un partido muy importante, pero ahora me he dado realmente cuenta de la trascendencia que realmente tenía. Una final de Copa de Europa, con muchos chicos de la cantera, con alguna estrella, tras eliminar al Inter de Milán… luego a las últimas tres Copas de Europa del Real Madrid se les ha dado una trascendencia que yo nunca podía imaginar entonces”.

ARBELOA, EJEMPLO PARA "TODOS"
"Alguna vez hizo algo nada bueno para su imagen. Como ante el Atlético… Eso no es un buen ejemplo. Trabajo en las Escuelas de la Fundación con los niños, hablando de valores. Y luego vemos entre los profesionales cosas que nos tiran abajo todo el trabajo… Son ejemplo, no sólo para sus hijos, sino para todos."
¿A este Real Madrid le hace falta también un título como una Champions para inscribir su nombre en la Historia?
“¡Para nosotros hubiera sido el boom tras quince años sin ganarla el Real Madrid! Ellos ahora tienen una plantilla impresionante, con algunos de los mejores jugadores del mundo. Si ganaran la Champions sería la guinda que a muchos de ellos les falta, porque ganar una Copa de Europa con el Real Madrid es lo más de lo más. Marcaría una época, igual que aquella de Mijatovic, la de París con el Valencia, o la volea de Zidane”.

Como jugador profesional y defensa que era, ¿cree que sería mejor forzar a Pepe, aunque no llegara al 100%?
“Eso tendrían que ser los médicos primero quienes lo evaluaran. Pero es cierto que es un baluarte en la defensa, y está haciendo una temporada tremenda. Con su experiencia, su físico, su saber estar últimamente, sería importante que estuviera si los médicos lo consienten. Sería fundamental”.

Ya por último, recién convocado con la selección española, parece que hay lateral para tiempo en el Real Madrid con Dani Carvajal también…
“A este chico le vengo siguiendo desde que era cadete, que tenía un amigo entrenador en el equipo, y me decía: ‘Tiene una velocidad distinta al resto. Le driblas y se da la vuelta y te vuelve a coger para que le tengas que volver a regatear’. Tiene una cosa especial, una viveza, una anticipación… es mucho más completo que Arbeloa, y mira que le tengo cariño a Álvaro, a quien le tuve en el Castilla y es un chico fantástico, pero es que Carvajal tiene unas facultades impresionantes y saber estar. Mientras que Álvaro alguna vez ha hecho alguna cosa nada buena para su imagen personal. Como aquellas jugadas contra el Atlético… Y Carvajal es todo lo contrario. Como demostró en Múnich. Si Ribéry se hubiera cruzado con Arbeloa, se hubiera montado. Y eso no es un buen ejemplo, y yo lo sé, que trabajo como coordinador con las Escuelas de la Fundación Real Madrid con los niños, hablando de valores y demás. Y luego vemos entre los profesionales cosas que nos tiran abajo todo el trabajo… Son ejemplo, no sólo para sus hijos, sino para todos. Aun así, lamento mucho que se pierda el Mundial, y a la vez, me alegro de que hayan convocado a Carvajal, claro”.




Artículos relacionados