thumbnail Hola,

El sueco y el luso se disputan el puesto de máximo goleador de la Champions League. Con el ‘7’ blanco lesionado, el ariete del PSG puede tomar ventaja en la presente jornada

El Real Madrid juega este miércoles ante el Galatasaray en la quinta jornada de la fase de grupos de la Champions League. Un partido que podría ser definitivo para que los blancos lograran la clasificación matemática para los octavos de final de la competición europea. Una empresa casi certificada, y para la que no podrán contar con Cristiano Ronaldo, lesionado. El luso, en un estado de forma y de gracia inusual, parecía indestructible en las últimas fechas. Tanto por su físico, como su desempeño futbolístico. No en vano, estaba siendo el mejor arranque de toda su carrera, lo que le había catapultado hacia los primeros puestos en la lista de favoritos para el Balón de Oro. Sin embargo, una sobrecarga le ha obligado a parar.
¡Tuitea con Fernando Morientes!
Envía tus preguntas al exjugador del Real Madrid vía @Heineken usando el hashtag #sharethesofa este miércoles

En ningún caso se quieren tomar riesgos en el Real Madrid con Cristiano. El pasado sábado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, el ‘7’ paró a la más mínima molestia. Sufrió un golpe en la primera mitad, y se resintió tras el descanso, cuando se quedó frío. Era apenas el primer balón que tocaba el luso, pero no quiso tocar más. Tendrá que descansar, y puede que esté listo para el sábado que viene ante el Valladolid. Si no hubiera parado en su momento, quién sabe hasta cuándo hubiera estado en la enfermería.

Será el primer partido que se pierda Cristiano Ronaldo esta temporada. Porque hasta el momento lo había jugado absolutamente todo: todos los minutos de todos los partidos. El pasado sábado, el Real Madrid reaccionó bien en Liga cuando el ‘7’ se marchó a los vestuarios. Del 0-1 se pasó al 0-5 en los aproximadamente 35 minutos que restaban de encuentro. En la Casa Blanca, aunque lamentan esta grandísima pérdida, hay confianza en repetir guión este miércoles ante el Galatasaray.

Lástima, eso sí, que el propio Ronaldo no pueda continuar con su impoluta trayectoria en el presente campeonato europeo. Y es que hasta el momento llevaba números de auténtico récord en la Champions League, con ocho goles en los primeros cuatro partidos que le habían aupado hasta el puesto de máximo goleador en la presente edición. No obstante, sólo tres jugadores antes en la historia de la máxima competición continental habían logrado semejante registro: Ruud Van Nistelrooy (2004-05), Filippo Inzaghi y Hernán Crespo (ambos en 2002-03). Hasta ese escalón de privilegio había ascendido el ‘7’ blanco en la presente campaña. Y al menos de momento, tendrá que esperar hasta la última jornada de la fase de grupos para comprobar si puede ascender más peldaños o no.

Y para entonces, quizás tenga que sortear algún obstáculo más. Concretamente, uno llegado de Suecia, afincado en París. Sí, el mismo Zlatan Ibrahimovic. El cuadro de Laurent Blanc está desatado en la presente edición de la Champions League, aprovechando la gran plantilla que tienen y, por qué no, el dócil grupo en el que quedaron encuadrados. El resultado: 10 puntos en cuatro jornadas, con 13 goles a favor, y apenas 2 en contra. Y causa o consecuencia de ello recae en el propio Ibra, que lleva siete goles, apenas uno menos que el mismo Cristiano Ronaldo.

Ambos atacantes marchan muy destacados en la clasificación de goleadores de esta Champions, en una bonita pugna por ser el máximo goleador del torneo europeo. La extensión de otro precioso duelo que vivieron esta pasada semana en la eliminatoria de repesca para el Mundial, a los mandos de Portugal y Suecia, respectivamente. Entonces Cristiano fue el que se llevó el gato al agua, con cuatro goles y la clasificación en el global, por los dos tantos de Ibrahimovic. Ahora, apenas una semana después, el ariete del PSG puede tomarse su particular revancha en la Champions adelantándole momentáneamente en la clasificación de máximos goleadores. El duelo promete esta temporada. Europa lo disfrutará. El Olympiacos de Míchel, rival del PSG este miércoles, lo teme. El Galatasaray respira aliviado mientras tanto.



Artículos relacionados