thumbnail Hola,

En la historia de la Champions, hasta un 42% de eliminatorias se resolvieron a favor del que jugó la ida en casa. Alemania, especialista. “No hay base científica”, dicen psicólogos

REPORTAJE

“Jugar en casa el primer partido es una pequeña ventaja, todo lo contrario de lo que se suele decir, que es una desventaja”. El que habla no es otro que Karl-Heinz Rummenigge, legendario jugador de los años 70 y 80, doble campeón de Europa con el Bayern de Múnich, campeón de la Eurocopa de 1980 con Alemania, también dos veces Balón de Oro, y ahora presidente del Comité Ejecutivo de un Bayern de Múnich que atraviesa por una de sus mejores épocas. Un hombre ilustrado en la materia, se podría decir, visto su currículum. Y que explicaba así tras este último sorteo de semifinales de Champions League lo que, a primera vista, parece una extravagancia: “Lo vimos ante la Juventus en los cuartos de final, cuando la gente dijo que sería una desventaja jugar el partido de ida en casa. Pero tuvimos una gran actuación en casa (2-0), lo que creó un buen escenario para la vuelta (0-2), y nuestra clasificación para semifinales".

Dado el contexto de esta sentencia, cualquiera podría especular con que Rummenigge no hacía otra cosa sino intentar motivar a su hinchada y su propio vestuario después de que el sorteo le hubiera deparado uno de los ‘cocos’ de la presente edición de la Champions. Intentar desvestir al Camp Nou de su fiera coraza de circo romano, para enfundarlo en un disfraz de castillo de Euro Disney, poco menos. Sin embargo, esa aseveración de Rummenigge, minimizando el impacto de jugar el encuentro de vuelta en casa en una eliminatoria a doble partido, está ciertamente cargada de verdad. Aunque pudiera sonar anómalo. Pero también lo hacía Cristóbal Colón.
REAL MADRID, BORUSSIA Y BAYERN YA LLEGARON A LA FINAL CON TODOS LOS SORTEOS 'EN CONTRA'


Tanto el Borussia Dortmund como el Real Madrid fueron campeones de Europa en 1996-97 y en 1999-2000, respectivamente, habiendo resuelto sus dos eliminatorias de cuartos y semifinales jugando el partido de ida en casa. El Bayern de Múnich también alcanzó la final de la Champions en 2009-10 tras haber resuelto las tres eliminatorias previas jugando el partido de vuelta lejos de Baviera

De hecho, repasando los datos de las 240 eliminatorias que se han disputado hasta el momento en la Champions League (desde que en el año 1992 adoptó esta nueva denominación), Goal ha podido comprobar que no es tanta la diferencia entre los equipos que han resultado vencedores de una eliminatoria habiendo jugado el partido de vuelta en casa, y los que jugaron en casa la ida. Más bien todo lo contrario. El balance es bastante parejo: 101  veces se clasificó el equipo que jugó la ida en casa, por 139 veces que lo hizo el que jugó en casa el segundo partido. O lo que es lo mismo, un 42% frente a un 58%. “¡Tierra a la vista!”, que diría en su momento Rodrigo de Triana.

Un resultado ya de por sí suficientemente sorprendente y equilibrado, pero que cobra todavía mayor relevancia si se tiene en cuenta que, desde hace unos años, en las eliminatorias de octavos de final, el que juega siempre el partido de vuelta en su estadio es el supuestamente mejor preparado de los dos. Al menos, el que ha acabado como líder de su respectivo grupo. Es el premio que UEFA concede ante tal logro de haber sido líder. Aunque en realidad, a la vista de los resultados históricos, no implique necesariamente ni una ventaja, ni por supuesto la clasificación. Como bien deslizaba Rummenigge.

Santiago Coca, psicólogo, profesor del módulo ‘Dirección de Equipos’ en la Escuela Nacional de Entrenadores de la RFEF, Doctor en Ciencias de la Comunicación y profesor de Periodismo Deportivo en la Universidad CEU de Madrid, da su versión en Goal.com: “En un profesional del fútbol a niveles de Champions League no creo que tenga nada que ver el hecho de jugar primero un partido en su estadio, o fuera, con su predisposición al deporte o al éxito. Ni en jugadores, ni en entrenadores. Puede que sí en aficionados, porque tengan una predilección en ver resolver la eliminatoria en su estadio. O incluso en algunos clubes o entrenadores, pero por el mero hecho de animar a sus jugadores, su afición, o incluso simplemente la taquilla. Pero creo que carece de  fundamentación científica alguna relacionar la capacidad de los profesionales, con el hecho de jugar primero un partido aquí o allá. Más allá de que los resultados históricos puedan determinar que han ganado más unos equipos u otros, incluso”.
"En 21 ediciones de la Champions, tan sólo hay constancia de 11 ediciones en las que hubiese más eliminatorias resueltas a favor del equipo que jugaba la vuelta en casa"

Es más, buceando entre las estadísticas, hay otras muchas referencias en esa misma línea que nos invitan a replantear esa, hasta ahora, máxima irrefutable. Pues del total de 21 ediciones que se vienen disputando de la Champions League, tan sólo hay constancia de 11 ediciones en las que hubiese más eliminatorias resueltas a favor del equipo que jugaba la vuelta en casa. El resto, o se clasificó más veces el equipo que jugaba la ida en casa, o al menos el balance quedó parejo. Y no se trata de una moda puntual o pasajera, sino que alternativamente se van sucediendo ediciones donde dominan los que juegan la ida en su estadio, con otras donde ocurre lo contrario. Y el último ejemplo está en la Champions League 2009-10, donde nueve de las catorce eliminatorias disputadas entre octavos, cuartos y semifinales se resolvieron con la clasificación del equipo que jugaba la ida en su estadio.

O sin ir más lejos, el paradigma más cercano está en las semifinales de la Champions League 2011-12, la última disputada, donde tanto Bayern de Múnich como Chelsea lograron el ansiado pase a la final ante Real Madrid y Barcelona, respectivamente, pese a jugar ambos el partido de vuelta lejos de su afición. De hecho, es que la semifinal es una ronda donde ese postulado de que el que juega la vuelta en su estadio parte con ventaja se cae por su propio peso.

Se han disputado 18 semifinales hasta el momento a doble partido en las 21 ediciones de Champions League [en 1992-93 hubo una liguilla en cuartos de final de donde salieron los dos finalistas, mientras que en 1993-94 sí se jugó una semifinal, pero a partido único, en el estadio de los vencedores de los dos grupos de cuartos de final]. Bien, pues de las 36 eliminatorias correspondientes a las semifinales, sólo en 17 ocasiones el equipo que jugaba la vuelta en casa pudo celebrar el pase a la final en su estadio. Mientras tanto, hasta 19 equipos celebraron su clasificación a la última ronda del torneo en campo ajeno. Con lo que, si no lo hicieron ya el año pasado, Real Madrid y Barcelona deberían tomar buena cuenta de esta cadencia histórica en Champions.
LA SUPUESTA VENTAJA SE INVIERTE
EN SEMIFINALES
De las 36 eliminatorias de semifinales, sólo en 17 ocasiones el equipo que jugaba la vuelta en casa pudo celebrar el pase a la final en su estadio. Mientras, hasta 19 equipos celebraron su clasificación en campo ajeno
 

LAS SINGULARIDADES DEL DOBLE DUELO HISPANO-ALEMÁN

Jugar el partido de vuelta en tu estadio no te garantiza nada, y menos ya a estos niveles. No obstante, y en este caso concreto donde sólo quedan equipos españoles y alemanes en liza, hay tres ejemplos muy claros de ello todavía. Tanto el Borussia Dortmund como el Real Madrid fueron campeones de Europa en 1996-97 y en 1999-2000, respectivamente, habiendo resuelto sus dos eliminatorias de cuartos y semifinales jugando el partido de ida en casa. Y más recientemente, el mismo Bayern de Múnich también alcanzó la final de la Champions League en 2009-10 tras haber resuelto las tres eliminatorias previas jugando el partido de vuelta lejos de Baviera.

Y es más, pues en este caso concreto, los equipos alemanes son especialistas en sacar provecho de jugar el primer partido de la eliminatoria en campo propio, como bien decía el propio Rummenigge. Pues de las 27 eliminatorias que han jugado hasta el momento en Champions League cuadros germanos siendo la ida en su propio estadio, lograron la clasificación en el 44% de las mismas, minimizando ese supuesto impacto desfavorable por finiquitar la eliminatoria fuera de casa. Y es más, en los casos concretos de Bayern de Múnich y Borussia Dortmund, como es la situación actual, tanto uno como otro han cosechado la clasificación en más ocasiones que la eliminación cuando han tenido que encarar una eliminatoria jugando la ida en casa: los bávaros, en 8 de 13 ocasiones (61%), mientras que los renanowestfalianos, en 2 de 3 ocasiones (66%). Porcentajes de éxito destacables en ambos casos, y que además están muy próximos al balance de resultados cuando han jugado la vuelta fuera de casa. Para ellos, y paradójicamente pese al gran ambiente en los estadios alemanes, resulta igual comenzar la eliminatoria de local, que de visitante.

Así pues, aunque muchos en España, sobre todo aficionados merengues y culés, se congratularon el pasado 12 de abril conforme Ruud Van Nistelrooy iba sacando las bolas ‘propiedad’ de Gianni Infantino, la historia invita a pensar en que el orden en el que van saliendo del bombo, poco tendrá que ver con el desenlace final. Y menos, con los precedentes que guarda el fútbol alemán en este tipo de empresas. Aunque supersticiosos y enamorados de los tópicos del fútbol, aquí tienen también un dato al que agarrarse durante estas próximas dos semanas: Real Madrid y Barcelona superan la eliminatoria en aproximadamente un 75% de las ocasiones en que juegan la vuelta en su propio estadio. Dicho queda.


HISTORIA DE LA CHAMPIONS | Alemania y España, como local y visitante

Si juega la ida en casa
Si juega la vuelta en casa
Clasificado Eliminado Clasificado Eliminado
Equipos alemanes 12
(44%)
15*
(56%)
17
(65%)
9
(35%)
Equipos españoles 16
(41%)
23 
(59%)
32
(66%)
16
(33%)
 
Bayern Múnich 8
(61%)
5
(39%)
9
(64%)
5
(36%)
Borussia Dortmund 2
(66%)
1
(33%)
3
(75%)
1
(25%)
Real Madrid 7
(41%)
10
(59%)
8
(72%)
3
(27%)

Barcelona
5
(50%)
5
(50%)
17
(77%)
5
(23%)
*1992-93: El Stuttgart fue eliminado en partido de desempate jugado en terreno neutro. Partido de vuelta (en estadio del Leeds), anulado por alineación indebida del Stuttgart


MOURINHO ANALIZA LA ELIMINATORIA ANTE EL BORUSSIA

Artículos relacionados