thumbnail Hola,

El coliseo blanco, lleno hasta la bandera para la ida de los cuartos de final. Aficionados turcos repartidos por todo el estadio. Se especula con que han llegado hasta 20.000

Mucho se ha hablado durante la semana del infierno que espera a los jugadores del Real Madrid en Estambul, pero poco se ha hablado de lo que al final ha terminado deparando el coliseo blanco este miércoles. Y es que el Santiago Bernabéu vive una atmósfera como las de las grandes noches europeas para recibir al Galatasaray en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League. El coliseo blanco es todo un infierno para los creadores del infierno turco.

Las gradas del estadio madridista están repletas toda vez se colgó el cartel de 'No hay billetes' en las taquillas, dibujando un ambiente extraordinario a pesar de no ser desde luego el rival de más renombre de la presente ronda de la Champions. A ello han ayudado en gran medida los aficionados del Galatasaray, que se han desplazado en masa hasta la capital española. En principio se habían reservado unas cinco mil entradas para ellos en una zona habilitada dentro del estadio específica, sin embargo se habla de que han podido desplazarse hasta 20.000 aficionados turcos. No obstante, están repartidos por todo el estadio, con sus camisetas a franjas naranjas y rojas, y con pancartas y banderas por doquier. Eso sí, entre la policía y los empleados del club se han afanado en cachear a todos los aficionados turcos que tenían entradas de las reservadas por el club. De hecho, se les prohibió introducir tanto la banderas como lso tambores, a excepción de uno de cortesía.

Una buena parte de aficionados turcos llevan desde el martes en la capital española, poblando el centro de Madrid durante la mañana de este miércoles, sin que se registrasen mayores incidentes antes del pitido inicial. La Policía Nacional ha desplegado un dispositivo con 1600 agentes para velar por el orden y la seguridad.

Artículos relacionados