thumbnail Hola,

El siempre polémico delantero sueco del Paris Saint-Germain admitió que utiliza la furia y el enfado para concentrarse en romper redes, aunque con el paso del tiempo se ha calmado

El encuentro entre el FC Barcelona y Paris Saint-Germain tendrá como principales actores a Leo Messi de un lado, y del otro a Zlatan Ibrahimovic, el sueco que no tuvo un buen paso por el cuadro culé a pesar de ser un atacante rentable y darle la victoria en un clásico frente al Real Madrid.

PSG, 'Galata' y BVB, los rivales

Ahora, el sueco nuevamente da de qué hablar con sus declaraciones, enfocadas en cómo actúa dentro del campo y los rituales que hace antes de salir a él o mientras está en disputa el partido: “Me tengo que enfadar para jugar bien, necesito decir palabrotas y ser maleducado para hacer goles” admitió el delantero de 31 años, agregando que su enojo se ha ido calmando conforme pasa el tiempo: “Ya no discuto con mis compañeros”.

Ibrahimovic está pendiente de la decisión sobre la sanción que podría privarlo de jugar la ida frente al Barcelona en Francia, pero su participación en el Camp Nou está más que asegurada, salvo un desastre.

Artículos relacionados