thumbnail Hola,

El Oporto sólo ha tardado un año en encontrar al goleador que buscaba para sustituir a Falcao

El colombiano Jackson Martínez, delantero del Oporto en Portugal, delantero de moda en el cuadro portugués, habla un poco de su paso por México, la forma de entrenar en suelo azteca que es muy diferente al del Oporto. Jaguares es su punto de partida y guarda un gran agradecimiento al equipo chiapaneco.

Jackson concedió una entrevista al prestigiado portal de noticias deportivas www.marca.com, en la que cual habló sobre su paso por Jaguares de Chiapas, dejando patente en todo momento el cariño que guarda por nuestro club.

"En Jaguares crecí muchísimo como jugador y persona; estoy muy agradecido", fueron algunas de las palabras que el “Chá Chá Chá” manifestó en esta nueva etapa en su carrera.

¿Esperaba adaptarse tan rápido al fútbol portugués?

Siempre que piensas en venir a Europa piensas en grande, en todo lo que puede pasar más que en lo que no puede pasar. Pensaba en lo que venía trabajando y en la mentalidad que tenía para poder conseguir mis objetivos. Por el momento, todo está saliendo bien.

¿Por qué cree que se ha adaptado tan rápido al Oporto y al fútbol portugués?

Muchas cosas eran nuevas para mí. La forma de jugar, la forma de entrenar... En México estaba acostumbrado a entrenar más físico y en Porto es muy diferente. Lo que hice fue empezar a ver los cambios para prepararme y adaptarme. Al llegar surgieron muchos comentarios. Decían que no iba a poder dar lo que daba Falcao, siempre estuvo la comparación. No me fijé en eso y consideré que mi mayor satisfacción es dar siempre lo mejor. Mientras yo esté dando lo mejor no me preocupa otra cosa. Hay partidos en los que he marcado goles y no he salido contento porque sé que no he dado mi mayor esfuerzo.

Se habla del interés del Atlético de Madrid en ficharle a usted si a Falcao se lo lleva otro club. ¿No está cansado de ser el sustituto de Falcao, incluso en su selección?

No sé si se le puede llamar sustituto. Falcao es un gran jugador y una gran persona. He compartido equipo con él en la selección, sigo haciéndolo y no me cansa. Simplemente, espero la oportunidad. En este momento él tiene un plus mayor, que es todo lo que ha hecho para Colombia, y a mí me llena de satisfacción todo lo que ha conseguido en el país por medio del fútbol. Cada uno tiene su futuro. Él es una persona con éxito y, gracias a Dios, yo también estoy teniendo éxito en mi trabajo, así que no me preocupo tanto por lo que él pueda hacer. Nos mandamos mensajes, nos escribimos. Tenemos una buena relación como para que la gente quiera ver una rivalidad entre nosotros. Mucha gente ha hecho comentarios que no tienen nada que ver con la realidad. El anhelo de todos nosotros es estar en el Mundial de Brasil.

¿Por qué no es titular en la selección colombiana?

Eso hay que preguntárselo al cuerpo técnico. Ellos tienen la respuesta de quién es titular y por qué. Todos los que vamos a la selección nos sentimos privilegiados por poder estar en un grupo de 22 ó 23 jugadores, habiendo tantos otros de tanto nivel que no están teniendo esa oportunidad. Trabajo para ser titular, pero hay una autoridad, que es el cuerpo técnico, que decide quién juega y quién no.

Usted tiene ahora 26 años. Falcao, James y Guarín llegaron muy jóvenes al Oporto. ¿Por qué han tardado tanto en descubrirle a usted?

Mi momento ha sido ahora. Antes tuve muchos inconvenientes con lesiones que me impidieron dar un rendimiento óptimo para tener mayores posibilidades. Mientras estuve en Jaguares disfruté al máximo de estar ahí sin pensar en salir, sino en que el momento y la oportunidad llegarían a su tiempo.

Al menos usted es campeón de la Liga colombiana, ellos no. ¿Le tratan con el debido respeto?

Sí, la gente me trata con respeto y yo trato de ser respetuoso con todos los jugadores, desde el que está empezando hasta el que tiene experiencia. Creo que el respeto te lo ganas más como persona que por los logros que puedas conseguir.

¿Por qué tiene que estarle agradecido a Jaguares de Chiapas?

Porque fue un equipo que confió plenamente en mis condiciones, me abrió las puertas para salir del país y no puedo decir que tuviera el más mínimo inconveniente con Jaguares. Es un club que históricamente no es grande, pero es un club muy serio, muy ordenado. Sólo puedo tener palabras de agradecimiento porque ahí crecí muchísimo como jugador y como persona. Me trataron como si formara parte de la gente chiapaneca.

¿Se ha planteado lo que habría pasado si hubiese aceptado la oferta del Ulsan Hyundai de Corea del Sur?

No sé qué hubiese pasado porque fue algo complicado. Estábamos a finales de año, íbamos a jugar la final del fútbol colombiano y no quería tener distracciones. Muchos equipos salían en la televisión diciendo que estaban interesados, pero en realidad ninguno habló conmigo ni con el club. El único que lo hizo fue el Ulsan, que habló directamente conmigo. Entonces dije: 'Bueno, esto es algo serio'. Yo quería otras cosas, pero tampoco quería seguir en Medellín. Pensé que ya había cumplido un ciclo, había hablado con el presidente y habíamos acordado que iba a jugar hasta esa temporada. Firmé el precontrato y a la hora de enviarme el contrato me lo enviaron en coreano. No entendía nada y pedí que me lo enviaran en español. Y me lo enviaron en español pero con unas condiciones totalmente diferentes a las que me habían dicho. Eso me molestó mucho y pensé que no era serio. Fui respetuoso con ellos, pero tomé la decisión de desistir del Ulsan.

¿Qué le faltó a Jaguares para superar a Santos Laguna en las dos eliminatorias de 2011 y 2012? Usted no podía hacer más de lo que hizo: cuatro goles en cuatro partidos.

Jugamos con ese punto invisible de que si el juego quedaba empatado ellos iban a pasar. Así que queríamos hacer tres o cuatro goles en el primer partido y tener una ventaja para el próximo. Los partidos fueron muy buenos pero no fuimos pacientes para aguantar, esperar y saber que teníamos más de 90 minutos para pasar a la siguiente fase.

¿Tiene la Liga Mexicana el respeto que se merece de Sudamérica y Europa?

Creo que deberían darle un poco más de respeto, porque es una liga muy fuerte, que ha crecido demasiado, que sigue creciendo y seguirá creciendo. Está a un nivel futbolístico muy alto. Yo le doy los mayores méritos a la liga mexicana porque se los merece.

Falcao, Teo Gutiérrez, James, Bacca, usted... ¿Qué les dan de comer en Colombia para que salgan tan buenos delanteros?

Yo creo que es el trabajo. En el caso de todos ellos y de los que aún no han salido de Colombia, la diferencia es el trabajo, las ganas de superarse, ver tu pasado y saber que no ha sido fácil; valorar al máximo lo que tienes ahora.

Si Colombia se clasifica para el Mundial de 2014, ¿volverá a fracasar como otras veces?

No tengo eso en la mente. Lo único que pienso es que tenemos la oportunidad de poder ir al Mundial. No puedo pensar en algo que no queremos los colombianos. Hay que seguir haciendo el mismo trabajo que estamos haciendo y tratar de aumentarlo porque esta siguiente fase va a ser mucho más complicada.

Con 26 años y recién llegado a Europa, ¿se considera una promesa?

No, no me veo como una promesa, porque las promesas son mucho más jóvenes. Pero, sin duda, lo que he hecho hasta el momento representa mucho para Porto, que me trajo acá para hacer un buen trabajo. Ellos se sienten satisfechos y yo mucho más de saber que estoy correspondiendo. Lo demás se da en su debido tiempo, siempre y cuando las cosas se hagan con respeto, que para mí es fundamental, y con transparencia.

¿Qué ha hecho para que lo llamen 'Cha-Cha-Cha', 'La Pantera', 'El Ticholo' o 'El Diablo'?

El único apodo que he aceptado es 'Cha-Cha-Cha' por mi padre, que jugó al fútbol y no pudo ser profesional porque el equipo donde estaba no le pagaba. Yo era muy pequeño y él tomó la decisión de ir a trabajar al pueblo de donde soy, Quibdó, para poder mantenerme. Él desistió del fútbol y se dedicó a buscar la manera de que yo pudiera tener todo para subsistir. Los demás apodos me incomodan cuando los escucho porque no soy nada de eso que dicen. Hay muchas historias sobre el origen de 'Cha-Cha-Cha', pero la que yo tengo clara es la que me dijo mi padre y que está relacionada con un tipo de mambo que él bailaba. Lo importante es la satisfacción que él siente como padre cuando me llaman así.

Esta temporada ha marcado algunos goles con remates acrobáticos. ¿A usted también le ha sorprendido?

No, no me sorprende marcar así, porque lo hago en el entrenamiento cuando tengo la posibilidad. No es de ahora, es desde que estaba en Medellín o Jaguares, sólo que antes no había tenido la oportunidad de que me quedara una jugada así en un partido para poder hacerlo. Acá he tenido dos veces la oportunidad y han podido entrar.

Relacionados