thumbnail Hola,

Son ya más de ocho años desde que el Milan ganó por última vez en su casa enfrentándose al Barcelona. Buscan romper la maldición

El Clásico de Europa llega hoy con el encuentro entre el Milan y el Barcelona que se verán las caras por décimo cuarta vez en la Champions League, el último encuentro entre ambos data a la temporada pasada y fue el conjunto azulgrana quien eliminó a los de Allegri en los cuartos de final de la competición europea.

Sin miedo. Así es como los azulgranas pisarán esta noche el césped de San Siro donde el césped puede tener una pequeña trampa, aunque no será un patatal como el del año pasado. Carles Puyol ya dijo que no teme a ningún jugador de los rivales, mientras que Jordi Roura ensalzó la labor del conjunto rossonero al que hay que temerle cuando están en su casa, el Giuseppe Meazza.

El Barça ya sabe lo que es perder ante el Milán y en San Siro, la última fue en octubre del 2004, cuando Shevchenko anotó el único del encuentro cuando los rossoneri se vieron con los culés en la fase de grupos. Desde aquel día, se han citado siete veces más y en ninguno de los encuentros el Barça ha conocido la derrota, el balance es de 4 victorias y 3 empates.

La última vez que se encuentraron, en San Siro se vivió un empate sin goles, el césped tenía un estado deplorable y el Barça levantó una queja ante la UEFA, el mismo club rojinegro reconoció el mal estado de su terreno de juego y pocos meses después invirtió 350,000 euros para mejorar el césped, ahora una combinación de hierba natural y fibras sintéticas. Pero esto no garantiza que el equipo de Berlusconi no utilice algunas mañas en su estadio para intentar detener la rápida circulación del balón que necesitan los culés.

Hoy no pinta nada fácil, si es que alguna vez lo ha sido. Pero como bien decía Puyol en su presentación ante los medios desde la capital lombarda, la juventud de los nuevos jugadores rojinegros lo hacen un equipo mucho más peligroso que el de la temporada pasada. El Shaarawy está confirmado por el mismo Allegri como una de sus armas para saltar al terreno de juego, pero tiene una también una baja importante como la de Nocerino y también Robinho. Para Jordi Roura las noticias son buenas y ha recuperado a Xavi Hernández, quien desde el centro del campo manejará todo el partido.


Artículos relacionados