thumbnail Hola,

De los 41 tantos recibidos por el equipo de Mou esta temporada, 7 llegaron de falta, y 7 de saque de esquina.

El gol anotado por Daniel Welbeck ayer en el Santiago Bernabeu, rematando un saque de esquina botado por Wayne Rooney, se convirtió en el decimocuarto tanto encajado por el club merengue a balón parado. Esto se traduce en que el 35% de las veces que el portero del Madrid (haya sido Casillas, Adán, o Diego López) ha recogido el balón del fondo de las mallas, el mismo provenía de una jugada de estrategia.

No es novedad que las jugadas a balón parado, por alto sobre todo, han sido siempre asignatura pendiente del Real Madrid, y en especial, de Iker Casillas. En lo que llevamos de temporada, y tras un primer gol de falta directa de Leo Messi en la Supercopa, equipos como el Sevilla, Getafe, Valencia, Alcoyano, Valladolid, Manchester City, o Ajax, han logrado perforar la meta madridista tras jugada ensayada (o sencillamente de falta directa).

El último en conseguirlo antes de Welbeck fue Cristiano Ronaldo, con su gol en propia meta en el Nuevo Los Cármenes. Especialmente preocupantes fueron los goles de Moisander, del Ajax, o los de Manucho, del Valladolid, que evidenciaron la bisoñez de los de Mou en este tipo de jugadas.

Relacionados