thumbnail Hola,

El coliseo blanco, lleno hasta la bandera para el Real Madrid-ManU. La llamada de los jugadores al Bernabéu de las grandes noches surtió efecto. Gran mosaico al inicio del choque

El Real Madrid lo pidió a través de diversos medios de comunicación esta semana, y la llamada ha surtido efecto: el Santiago Bernabéu vive una atmósfera como las de las grandes noches europeas para recibir al Manchester United en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League. El coliseo blanco es todo un infierno para los diablos rojos.

Las gradas del estadio madridista están repletas toda vez se colgó el cartel de 'No hay billetes' en las taquillas, dibujando un ambiente extraordinario para el que seguramente sea el mejor partido de la presente ronda de la Champions. El Manchester United cuenta con nada menos que cuatro mil aficionados que se han desplazado hasta la capital española para animarles, el máximo de entradas que permitía UEFA.

Al inicio del partido, el Santiago Bernabéu se vistió con un precioso mosaico en la grada sur y en la norte del estadio. Como ya sucediera en otros grandes partidos de Champions durante los últimos años, o también en los Clásicos y derbis pertinentes. Los lemas esta vez: "Let's go Real", y "Vamos Real, hasta el final".

Antes de que el balón echara a rodar, Cristiano Ronaldo entregó a la Cruz Roja un cheque de 100.000 euros de la UEFA para apoyar la rehabilitación de las víctimas de las minas en Afganistán.


Artículos relacionados