thumbnail Hola,

A pesar de que el astro portugués está haciendo historia en el Real Madrid, siempre tendrá un hueco especial reservado para Old Trafford

REPORTAJE ESPECIAL

A medida que las bolas se arremolinaban en la urna del sorteo de los octavos de final de la Liga de Campeones el pasado 16 de diciembre en Nyon (Suiza), nadie quería ver al Real Madrid contra el Manchester United salvo Cristiano Ronaldo.

Es el partido más glamuroso de las siete eliminatorias restantes y la que reúne al luso con el club en el que alcanzó el estatus de icono durante seis años en Old Trafford después de fichar por algo más de 15 millones de euros en 2003.

Cristiano nunca se olvidó del conjunto británico, ni tan siquiera cuando decidió aceptar una transferencia de unos 96 millones de euros a la capital española en 2009. Él simplemente no pudo resistir la tentación de jugar en el Real Madrid, uno de los mejores equipos del mundo.

El delantero portugués cumplió su sueño cuando se puso la camiseta del conjunto blanco. Pero a pesar de su éxito deportivo en el equipo español, todavía siente una gran nostalgia por el noroeste de Inglaterra y por su casa.

"El Manchester fue una etapa muy buena para mí", dijo el jugador de 28 años de edad en una entrevista antes del partido de ida del miércoles ante el United.

"Disfruté de una parte fantástica de mi vida allí. Tal vez fue el momento en que más disfruté de mi fútbol porque yo era muy joven. Estar en el Manchester United con apenas 18 años fue un sueño. También jugar junto a aquellos jugadores que sólo había visto antes en la televisión", reconoció.

Algunos de los jugadores de la entidad británica siguen siendo los amigos más cercanos de Cristiano. Con Patrice Evra y Rio Ferdinand intercambia regularmente mensajes de texto. Pero éstos se han evaporado en las últimas semanas ya que los futbolistas están centrados en el partido. En el campo no hay amigos, pero fuera de él está claro que sí.

Del mismo modo, Cristiano considera a Sir Alex Ferguson como un padre. Junto a él se ha desarrollado como persona y como futbolista. El técnico escocés supo sacar el máximo provecho del jugador lusitano y cada año ambos apostaban por la cantidad de goles que marcaría el extremo ahora del Real Madrid.

En muchos sentidos, el jugador portugués echa de menos al entrenador por la seguridad y el apoyo que le transmitía. En alguna ocasión ha destacado su "tristeza" en el conjunto merengue.

Eso se debe, en gran parte, a la creencia de que no ha sido plenamente apoyado -por el club, por la junta directiva o por los propios compañeros de equipo- y porque no ha sido reconocida su calidad y aportación y sí la de otros jugadores como Lionel Messi en el Barcelona.

Pero parece que, por fin, en el Real Madrid está disfrutando y es feliz. Además, el club le prepara un nuevo contrato -el actual expira el 30 de junio de 2015- y le recompensará por su excelente trayectoria en el equipo dirigido por José Mourinho. Cristiano suma ya 182 tantos oficiales con la elástica blanca.

Es sabido que Ferguson y el jugador hablan regularmente a través de mensajes de texto y mediante llamadas de teléfono. El escocés cree que Cristiano comprometerá su futuro al Real Madrid, aunque vería con agrado un regreso al club de Old Trafford en el futuro. Pero las deudas del United -ascienden a 350 millones de libras- lo hacen casi imposible.

Otros equipos como el Manchester City o el París Saint-Germain han estado estudiando la situación de fichar al luso y el conjunto francés estaría dispuesto a tirar la casa por la ventana con tal de hacerse con los servicios de Cristiano. Sin embargo, él insiste que la decisión sobre su futuro no se basa en el dinero sino en la felicidad de su corazón.

A pesar de guardar gratos recuerdos de su etapa en el United, no mostrará ninguna misericordia cuando comience el partido de este miércoles en el Santiago Bernabéu.

Artículos relacionados