thumbnail Hola,

Hace quince días, el equipo blanco cuajó un digno partido, pero el Borussia le ganó la partida aprovechando, entre otras cosas, las pérdidas de balón. Aquí otros aspectos a mejorar

El Real Madrid se enfrenta este martes al Borussia Dortmund y suenan cánticos de ‘Rache’ (venganza) entre el madridismo después de haber hincado la rodilla en el Westfalenstadion hace quince días. Entonces, el equipo blanco no cuajó un mal partido, pero los pupilos de Jurgen Klopp estuvieron mejor en determinadas fases del partido y en determinadas suertes del juego, exhibiendo lo buen equipo que es, más allá de las individualidades por todos conocidas de los Lewandowski, Gotze, Reus, Hummels, Subotic y compañía. Ahora, el Real Madrid no tiene oportunidad de tropezar, y para ello deberá mejorar aún más respecto a la buena versión que ya se vio en Dortmund. He aquí algunos de los aspectos donde se falló entonces:


1. Minimizar la pérdida de balones


“Ya les dije a mis jugadores que iba a ser el partido del balón perdido” espetó José Mourinho en la rueda de prensa posterior al partido en el Westfalenstadion. Y no le faltó ninguna razón, puesto que los tres goles del encuentro llegaron en balones perdidos. El Borussia Dortmund mantiene un estilo muy similar al Real Madrid, fundado en el contraataque, con lo que para el equipo blanco sería vital no conceder errores como los que le costaron dos goles en el último partido europeo.



2. Intensidad máxima desde el minuto uno hasta el final


Si hay algo que caracteriza al Real Madrid es su vigor, fuerza e intensidad, sin embargo el Borussia Dortmund demostró ser un equipo de gran personalidad, no cediendo ante los envites merengues como suele pasar en la Liga española con el 85% de los rivales, que en cuanto les hacen dos oportunidades de gol les cuesta levantar la cabeza hacia la portería de Casillas. No lo hizo el Borussia cuando al principio del encuentro dominaba el Real Madrid, ni lo hizo cuando se adelantó 2-1 mediada la primera parte, con lo que si el equipo blanco quiere someter a su rival deberá imprimir aún mayor intensidad al encuentro de lo que ya lo hizo en Dortmund.


3. Solidez defensiva
“Hemos sufrido mucho por nuestra banda izquierda” dijo Iker Casillas tras el partido en Alemania, en referencia a la posición que circunstancialmente debió ocupar Michael Essien en el Westfalenstadion. Ahora, ya con Arbeloa recuperado, es de esperar que el muro defensivo del Real Madrid no presente semejantes grietas. Porque los Lewandowski, Reu, Gotze y compañía demostraron tener dinamita en los pies. Uno de los fuertes del Borussia es el juego aéreo, con lo que el Real Madrid deberá seguir prestando al menos tanta atención como la que prestó en Alemania.


4. Clarividencia con el balón en los pies


El Borussia Dortmund demostró ser un equipo con aptitudes calcadas a las del Real Madrid: dos equipos eléctricos, vertiginosos, fundados desde la velocidad, la capacidad goleadora, el contraataque, con el ataque en la cabeza antes que la defensa. Y en Alemania no se ruborizó lo más mínimo al dejarle la posesión al Real Madrid para poder explotar así su propio contraataque, algo que quizá pillara algo desprevenidos a los blancos, que con el balón en los pies anduvieron imprecisos en el último pase. Dicen que no hay mejor forma de defender que teniendo el balón en los pies, y aunque no sea ése precisamente el estilo predilecto de este Madrid de Mourinho, es bien probable que ante el Borussia tenga que aplicarse con este principio y una buena dosis de clarividencia para perforar la portería alemana.


5. Eficacia de cara a puerta


El partido en el Westfalenstadion fue un auténtico choque de trenes entre dos fuerzas muy parejas. Y si el Borussia Dortmund acabó llevándose el gato al agua fue porque anduvo más certero de cara a puerta, porque tanto uno como otro equipo dispusieron de unas cuatro, o cinco ocasiones de gol claras cada uno. Pues en el caso del Real Madrid tanto Ozil como Di María tuvieron el gol en los primeros minutos, y luego en la segunda parte de nuevo el Fideo gozaría de un mano a mano un poco forzado cuyo disparo se marchó lamiendo el poste. Después del partido en Alemania, el Real Madrid le marcó 0-5 al Mallorca, 1-4 al Alcoyano y 4-0 al Zaragoza. Si sigue así de fino de cara a puerta, tendrá mucho camino recorrido de cara a la victoria.

Artículos relacionados