thumbnail Hola,

El equipo de José Mourinho mostró los peores registros en facetas claves del juego como los goles, disparos a puerta, asistencias, y porcentaje de éxito en los pases

El Real Madrid perdió este miércoles en Dortmund ante el Borussia en un partido jugado de poder a poder. El equipo de Jurgen Klopp respondió a la supuesta superioridad madridista con personalidad, valentía, y sobre todo, efectividad. Con un estilo futbolístico calcado al del Real Madrid, basado en la velocidad, el contraataque, la presión, los hombres de José Mourinho no supieron encontrar la manera de combatir al talentoso Borussia Dortmund, no supo vencer a su propio fútbol.

“Les dije a mis jugadores que sería el partido del balón perdido” explicaba José Mourinho tras el encuentro, aludiendo a que los contraataques serían el arma letal para ambos equipos. Así llegaron los tres goles del partido, saliendo el Borussia Dortmund beneficiado de este abierto intercambio de golpes.

Y las estadísticas oficiales de la UEFA sirven para reflejar que efectivamente se vio a un Madrid ligeramente difuminado en el Westfalenstadion de Dortmund, un equipo voluntarioso pero por momentos impotente ante el juego amarillo. Y es que en varios de los apartados más importantes del juego, el conjunto de José Mourinho exhibió su peor versión de todo lo que se lleva disputado de la Champions League, después de los partidos ante Manchester City y Ajax.

Primero, en el capítulo de goles. Le había marcado cuatro goles al Ajax, y tres al Manchester City, pero en Dortmund sólo pudo marcar uno, gracias a la conexión entre Mesut Ozil y Cristiano Ronaldo. El propio mediocampista germano y Ángel Di María también pudieron marcar en sendas buenas oportunidades de gol, pero no hilaron suficientemente finos de cara a la portería contraria. Y ahí llega otro de los apartados donde el Real Madrid flaqueó. Pues si bien llevaba una media de 22 disparos por partido (12 de ellos a puerta), ante el cuadro alemán sólo disparó 14 veces, y apenas cinco entre los tres palos.

Asimismo, el Real Madrid también anduvo por debajo de su media en el capítulo de pases. UEFA refleja dos asistencias de gol cuando venía haciendo tres por partido mismamente. Y aunque en el Westfalenstadion intentó 628 pases, una cifra bastante notable (por encima de su media, incluso), sólo un 69% se completaron con éxito. Un porcentaje menor de lo habitual, pues la media en Champions era de 75%, destacando especialmente la multitud de errores en los pases cortos. Precisamente donde nacieron los dos goles del Borussia Dortmund. Era el partido del balón perdido, decía José Mourinho, y efectivamente terminó perdiendo en el encuentro más errático de todos los que llevaba disputados en Champions hasta el momento.

Relacionados