thumbnail Hola,

La ‘Armada española’ es tan amplia por Europa como atractiva en calidad, talento y fortaleza para acabar levantando la Champions League. ¿Quién lo acabara logrando?

 José David López
Análisis | Champions League
Síguele en

Son campeones consagrados, referentes mundiales, talentos desde que sus generaciones atravesaban con éxito los torneos inferiores y cotizados como tal en un mercado de fichajes que ha terminado por situarles en los clubes más poderosos del planeta. Porque todos ellos podrían estar en la Liga española, en las fronteras de ‘su’ campeonato y en sus equipos de origen, pero la grandeza del fútbol cosmopolita, abrió las puertas más que nunca a los futbolistas diferenciales. Y en esa lista que cada vez es menos extensa, sí se han incrustado con eficiencia numerosos jugadores españoles que hoy abanderan ese talante y energía diferencial en las plantillas más poderosas del planeta.

La Champions League, donde todos se cruzan para luchar por el trofeo más mediático-competitivo del mundo, muestra este año mejor que nunca, la aristocracia europea y allí, donde solo los más grandes encuentran espacio, hay más jugadores españoles de los que jamás hubiéramos pensado. Portan un estilo, una imagen, una profesionalidad y un rendimiento que (salvo excepciones concretas), justifica sus tamaños traspasos y altas aspiraciones. Todo nos deja un panorama increíble desde la visión del fútbol español pues con representantes en Bayern de Múnich, Chelsea, Manchester United, Manchester City o Arsenal, resulta más que imposible que algún jugador español no acabe levantando esa Champions League por la que empiezan a soñar desde hoy.

Fernando Torres (Chelsea): Recapitulando, la etapa del delantero español en el entorno Blue ha sido un episodio constante de dudas acerca de sus capacidades, enfrentamientos personales contra su confianza y mensajes de apoyo pese a las muchas deficiencias mostradas. Tercera opción ofensiva a principios del curso, segunda conforme avanzaron los meses y primera durante aquél instante arrodillado a ojos de planeta Champions en el Camp Nou (semifinales cuando marcó el gol que metió a su equipo en la finalísima), la única competición capaz de darle el empujón definitivo que haga olvidar las penurias sufridas por otrora ‘The Kid’. Soportó con vaivenes (como quedarse fuera de la selección española en alguna convocatoria), críticas y delirios, una irrepetible y dolorosa sequía de 24 partidos sin marcar, amortizando razones en todos aquellos que siempre cuestionaron los más de 60 millones de euros que invirtió en su momento Roman Abramovich como golpe de efecto para una nave, la Blue, que se le hundía por minutos. Apareció en el día clave y siguió mejorando poco a poco en la pasada Eurocopa demostrando que, pese a no convencer como antaño, nunca falla cuando debe rendir. Ahora, ha llegado ese momento bien acompañado de Juan Mata y César Azpilicueta.

FERNANDO TORRES: LA COMPETICIÓN QUE LO SALVÓ DEL CAOS

Javi Martínez (Bayerm Múnich): Después de dos temporadas siendo oscurecido por la nueva generación del Borussia Dortmund y teniendo que ceder su reinado alemán sumando algún despropósito en forma de final de Champions perdida en tu propio estadio (como este curso anterior), los muniqueses han querido reaccionar ampliando sobre todo su plantilla, que se quedaba corta en cuanto a alternativas de cara a una campaña larga donde siempre se aspira a intentar conseguir todos los trofeos en disputa. De tal manera, ha logrado no sólo renovar muchas de sus carencias, sino mejorar la edad media del equipo, ofrecer más combinaciones defensivas-ofensivas a Jupp Heynckes y, de paso, eliminar a aquellos jugadores que no tenían continuidad y ocupaban fichas inservibles para la dinámica bávara. El fichaje de Javi Martínez, sobre todo observando la obstinación del Bayern en su contratación, evidencia que la gran ‘merma’ del equipo era la medular, donde necesitaban un jugador que aporta seguridad con la pelota, que pueda generar fútbol y que tenga identidad-empaque cada vez que contacta con la pelota. El navarro aporta tranquilidad, fuerza, experiencia y, sobre todo, capacidad de comodín por poder actuar en varias posiciones, algo que triplica su predisposición a ser importante en el esquema del Bayern. Ya ha debutado, dejado una gran asistencia de gol y será titular en breve. Un fichaje impactante para todo el país por la cantidad, por lo que supone en cuanto a competir directamente con los millonarios extranjeros en el mercado de refuerzos. Javi Martínez solo tiene que centrarse y disfrutar. Baviera y Alemania ya lo veneran como el icono de la grandeza administrativa de su Bundesliga.

JAVI MARTÍNEZ: COMODÍN QUE REDONDEA UN ALLIANZ DE LUJO

Santi Cazorla (Arsenal): La misma cantidad que hace un año lo sacó de Villarreal para incrustarlo como estrella en el nuevo proyecto del Málaga, es ahora la que los Gunners han pagado para llevarse a una de las ‘perlas’ españolas. El día en el que la pelota echó a rodar en la Rosaleda, el asturiano se convirtió en referente de su nuevo club, inició un camino atrayente rumbo a la Champions League y cuando lo alcanzó, entendió que había regresado a la élite a nivel de clubes y a un entorno que jamás debería volver a abandonar. Y ante los problemas financieros del club y su imposibilidad de estabilizar el proyecto, un jugador del prestigio de Cazorla no debía sentirse una vez más ‘atrapado’, sino que su liberación rumbo al Arsenal, solo trae beneficios al club malagueño, a Londres, a Arsene Wenger y al jugador. Tiene capacidad para demostrar que es el siguiente en esa lista de españoles de categoría mundial en el ‘universo Premier’ y, además, en un entorno agradable como Londres y con la mano de un Wenger que se encargará de mejorarlo. Talentoso, dinámico, técnicamente aseado, asociativo y con clarividencia. Jugador con adn Gunner que ya ha demostrado en apenas un mes, ser jugador referencial, estrella del proyecto londinense este curso y auténtico clave sobre el que confiar los réditos de una Champions que le reabre las puertas a lo grande junto a Mikel Arteta.

CAZORLA: LA NUEVA CARA TALENTOSA DE WENGER

Javi García (Manchetser City): Era, sin ninguna duda, el español de mayor importancia en los esquemas del Benfica de Jorge Jesús, el mejor de los últimos tiempos y el que le abanderó desde el primer día como líder medular. Desde la llegada del nuevo técnico, que lo pidió en exclusiva para su proyecto, la imagen del mediocentro ha cambiado por completo a nivel global. El pernicioso concepto de jugador limitado que siempre lo acompañó en la Liga (canterano del Real Madrid que jugó en Osasuna y que regresó al Bernabéu para acabar sin minutos), no encontró defensores en el ‘vecino’ portugués, donde era idolatrado como manija esencial en el mecanismo defensivo. Contundente, agresivo y caracterial. Nunca excede sus labores, no pierde posición, cumple el prototipo para el que parece haber sido automatizado y pronto será uno de los nuevos ídolos en el Etihad, donde acabarán encontrando ese jugador de perfil táctico pero igualmente capacitado en jugadas concretas de ataque, que no tenían. Llamado ya como opción alternativa de la Selección Española, acabará entrando en breve ante el crecimiento mediático que se le prevé en el City donde, ya desde su primer partido, ha engalanado su perfil con un gol de cabeza y siendo protagonista. Será una Champions diferente, que no nueva, para el español más infravalorado de los últimos años.

JAVI GARCÍA: EL TÁCTICO QUE NECESITABA PLANTILLA CITIZEN

David De Gea (Manchester United): Como si de un recién llegado se tratara y con la temeridad de la imponente voz que le miraba a los ojos, el meta español se retrotraía en el tiempo más o menos un año, volviendo a escuchar alguna palabra crítica o al menos aleccionadora de Sir Alex Ferguson sobre su rendimiento bajo palos. Esa sensación es la que cubre al español estos días, ya que otra vez erró en momentos concretos y su técnico le ‘castiga’ con una suplencia que quizás se seguirá alargando debido a la mayor tranquilidad que ahora mismo aporta el danés Lindegaard. El guardameta madrileño nunca ha terminado de lograr continuidad en la portería del Manchester United y su monumental reto de afianzarse como uno de los mejores porteros del mundo gracias a la notoriedad de su histórica camiseta, tan sólo ha degenerado en terribles dudas sobre su verdadera capacidad. Pero para alcanzar ese rol carismático, los peldaños son enormes, más aún en un epicentro futbolístico mundial que no admite errores, esos que por desgracia, han perseguido a David De Gea desde que se instaló en el ‘universo Premier’. Esta Champions puede ser su liberación, su retorno a la élite y al camino adecuado para demostrar a Ferguson, al United per sobre todo así mismo, que es y será un portero único.

DAVID DE GEA: RECUPERAR LA MORAL Y LA TITULARIDAD

Artículos relacionados