thumbnail Hola,

El filipino, (internacional Austria), es mediocentro. Heynckes le confió hace semanas el carril zurdo (donde debutó con Van Gaal) y su respuesta ha sido genial. Gusta al Barcelona.

José David López en Follow adrianboullosa on Twitter y

“Ha tenido un gran desarrollo como jugador esta temporada y puede llegar a más. Es muy ambicioso, es muy exigente consigo mismo y vive para el fútbol lo cual es un gran punto a su favor”. Son palabras de Jupp Heynckes, entrenador del Bayern de Múnich, sobre el más joven y prometedor de todas sus estrellas, el disciplinado y enérgico David Alaba. El jovencísimo jugador austriaco, nacido en Viena de un matrimonio formado por un nigeriano (un dj con cierta fama en su día) y una filipina, no puede escapar jamás de sus raíces exóticas, pues queda retratado por su extraño color de piel, sus mestiza fisonomía y su estricta profesionalidad. Pero además, en los últimos meses, ha multiplicado los argumentos positivos que ahora lo tachan, de manera imprevisible, de uno de los mejores carrileros zurdos del momento.

A sus 19 años, Alaba ha atravesado ya numerosos obstáculos. Empezó su carrera en el modesto Aspern, un club de su barriada vienesa, pero con sólo diez años, sus grandes virtudes le abrieron la puerta del Austria de Viena, uno de los clubes poderosos de su país. Cuando apenas tenía dieciséis, el todopoderoso Bayern lo reclutó tras verlo en un partido con la selección austriaca Sub 17 y, desde entonces, ha ido perfeccionándolo y moldeándolo al gusto bávaro.

Más allá de convertirse en el jugador más joven en debutar jamás con el Bayern (lo hizo ante el Greuther Furt en DFB Pokal 2010 con 17 años, 7 meses y 8 días), semanas después siguió rompiendo barreras desde una posición que le obligaba a recomponerse incluso en su puesta a escena europea. Y es que a Louis Van Gaal, el técnico que lo hizo debutar, se le pasó por la cabeza que aquél chico enérgico, disciplinado y aseado, podría actuar como lateral zurdo y tapar los problemas defensivos que arreciaban en Baviera de manera puntual. La noche no fue demasiado bien pero el experimento no quedó en el olvido y, con el paso de tiempo y hasta de los técnicos, el Bayern volvió a tener que confiarle esa misión.

Tras marcharse decido el pasado año al Hoffenheim y jugar como titular en la medular, en esas labores de mediocentro que siempre le definieron por dinamismo, capacidad de organizar y despliegue físico, David Alaba progresó por la vía adecuada. Ensanchó sus espaldas, encontró continuidad para tomar experiencia sobre el césped y hasta ganó en confianza en acciones alejadas de su rol. En ese contexto, Jupp Heynckes mandó repescarlo tras su cesión y, pese a haber estado en el ostracismo gran parte de la campaña y como mucho, ser capaz de adjudicarse minutos en las primeras sustituciones del equipo, en los últimos meses la situación ha cambiado drásticamente.

DAVID ALABA - BAYERN MUNICH
Edad: 19

Club: Bayern Múnich

Nacimiento:
Viena

Lee más de David Alaba

Anterior Club: Hoffenheim

Contrato: Hasta 2014

Avlor de mercado : 20 millones

Selección: Austria

Ante la falta de contundencia y eficacia de Rafinha en el lateral diestro, Heynckes volvió a pensar en Alaba como revulsivo y solución de emergencia. Desplazó  a su capitán Phillip Lahm al carril diestro (que es el suyo realmente pero lleva años jugando en el zurdo), y colocó en el carril izquierdo al joven austriaco. Recordando sus primeros minutos como profesional, la progresión en confianza, fuerza y recorrido, hacen ya del exótico carrilero del Allianz, una de las grandes apuestas de los últimos años. Fuerte en el físico, con mucho dinamismo, rápido para frenar a extremos puros y mejorando cada vez más en los planteamientos defensivos, Alaba fue uno de los protagonistas en la eliminatoria europea ante el Real Madrid, secando a Di María y generando muchos problemas en sus acciones más profundas.

Un prototipo de jugador que gusta muchísimo al Barcelona, pues más allá de sus envidiables cualidades físicas y de su extrema juventud, el austriaco goza de un aseado estilo con la pelota en los pies. Su rol de mediocentro real, le concede esa facilidad para sacar pelota jugada, para no tener clarividencia en largo-corto y hasta para no conceder espacios a los rivales o leer con buena inteligencia táctica las acciones rivales. En 2011 fue nombrado jugador austríaco del año y, desde entonces, su crecimiento ha sido tan notable como meritorio. Un carrilero reinventado por Van Gaal, al que Heynckes ha dado confianza y que ahora puede convertirse en Campeón de Europa (aunque lo verá desde las gradas al estar sancionado, sin haber llegado a la veintena. Un éxito juvenil dentro de un Bayern experimentado. Un punto exótico con toda la vida por delante.

Artículos relacionados