thumbnail Hola,

Cuando el crack argentino no aparece, el Barcelona se queda sin ideas. ¿Qué debe hacer el técnico de Santpedor?

Fue una semana que querrán olvidar. El miércoles pasado, el Barcelona se preparaba para el partido de ida de su semifinal de Champions contra el Chelsea como el grandísimo favorito y estaba listo para acercarse a un punto de su archirrival el Real Madrid en la liga con un triunfo en el Camp Nou el sábado.

Una semana después, no queda nada.

La derrota ante el Chelsea en Stamford Bridge parecía un accidente momentáneo. Una derrota inmerecida ante unos Blues que sólo tiraron a gol una vez durante los 90 minutos, pero la falta de capacidad de los catalanes para convertir sus ocasiones abrió la puerta a la esperanza para los chicos de Roberto Di Matteo y, cuando Messi y compañía fallaron en el Camp Nou ante el Madrid, las alarmas empezaron a sonar.

Las cosas empezaron bien el martes. El Chelsea logró soportar la primera media hora, pero finalmente el autobús dejó el parking cuando Sergio Busquets remató un buen pase de Isaac Cuenca para empatar el marcador global. Y dos minutos más tarde los dados parecían echados cuando John Terry inexplicablemente dio un rodillazo a Alexis Sánchez y se llevó una roja merecida. Poco más tarde, Leo Messi mandó un pase genial a Andrés Iniesta para el 2-0. El partido estaba finiquitado.

Sólo que no lo estaba. Cuando el Barça parecía más tranquilo, Frank Lampard mandó un pase a Ramires por la derecha y el brasileño definió como los grandes contra Víctor Valdés para un empate que el Chelsea no merecía en lo más mínimo. Pero, de pronto, las dudas comenzaron a resurgir.



Messi: el plan maestro de Pep  | Pero al Barça le faltaron planes alternativos

Pero el Chelsea concedió un penalti apenas a los cuatro minutos de la segunda parte cuando Cesc Fábregas cayó en el área y, de nuevo, parecía que todo había terminado para los Blues. Pero en otro giro de la fortuna, el disparo de Messi pegó en el travesaño. 

El Barça generó algunas oportunidades más, pero en menos proporción y cada vez más espaciadas. Nadie sabía bien cómo o por qué, pero el Barça de pronto se vio de cara con la eliminación mientras el Chelsea se encerraba en su área con nueve hombres detrás de la pelota. Y después de que el árbitro hubiera anulado justamente un gol a Alexis por fuera de juego y Messi mandara un disparo al poste, el tiempo se fue deslizando hasta que Fernando Torres pusiera colofón a la catástrofe catalán definiendo ante Valdés para inesperadamente empatar el partido y hacer realidad las pesadillas de los 100,000 aficionados que llenaron el Camp Nou.

Fue una mezcla de decepción, tristeza e incredulidad. Pese a todo, los aficionados del Barça, que nunca han sido los más ruidosos, aplaudieron a Messi y cantaron con pasión el himno del club. Merecían más y esa fue la manera de regresar algo a un equipo que ha ganado 13 trofeos en menos de cuatro años en la era Guardiola.

La semana pasada, sin embargo, amargó la temporada para esos mismos aficionados. El Barça habrá ganado las Supercopas europea y española, y también el Mundial de Clubes, pero esos trofeos están ya demasiado distantes en el camino, mientras que la Copa del Rey parece un premio de consolación tras perder la liga. 

Guardiola afirmó que analizaría las circunstancias de su renovación y que hablaría con el presidente Sandro Rosell en los próximos días. Se esperaba que el entrenador del Barcelona firmara un nuevo contrato de un año después de ganar un trofeo importante esta temporada. Ahora sólo queda la Copa. 

Pero e lugar de evaluar su propio futuro en el club catalán, Guardiola haría bien en considerar la sobre-dependencia que tiene su equipo en Messi. Después del partido, el técnico defendió al argentino. "Llegamos hasta aquí gracias a esre chico. Mi admiración hacia él es inmensa, no tiene medida".



LAS VECES QUE MESSI SE HA IDO EN BLANCO EN 2011-12
RIVAL COMPETICIÓN FECHA
RESULTADO
Real Sociedad La Liga Sep 10
2-2
AC Milan  Champions League Sep 13
2-2
Valencia La Liga Sep 21
2-2
Sporting La Liga Oct 2
1-0
Viktoria Plzen Champions League Oct 19
2-0
Sevilla La Liga Oct 22
0-0
Granada La Liga Oct 25
1-0
Getafe  La Liga Nov 26
0-1
Real Madrid La Liga Dec 10 3-1
Al Sadd Club World Cup Dec 15 4-0
Espanyol La Liga Jan 8 1-1
 Osasuna  Copa del Rey  Jan 12 2-1
 Real Madrid  Copa del Rey Jan 18 2-1
 Real Madrid  Copa del Rey Jan 25 2-2
Villarreal La Liga Jan 28 0-0
Valencia Copa del Rey Feb 1 1-1
Valencia Copa del Rey Feb 8 2-0
Osasuna La Liga Feb 11 2-3
AC Milan Champions League April 3 0-0
Chelsea Champions League April 18 0-1
Real Madrid La Liga April 21 1-2
Chelsea Champions League April 24 2-2

Hubo sin duda reminiscencias del Inter y 2010 en la eliminación del Barcelona. En aquel entonces, los catalanes perdieron contra los 10 hombres de Jose Mourinho y no pudieron anotar el gol que necesitaban. Fue un partido que terminó con la carrera de Zlatan Ibrahimovic en el Camp Nou cuando Guardiola decidió confiar en Messi para jugar como número 9.

En el nuevo sistema, el argentino podía vagar libremente por la línea de ataque, tirarse para atrás y causar desastres a las defensas rivales apareciendo entre líneas. Fue un rol que ha causado admiración general para el técnico y el jugador, provocado una de las rachas anotadoras más importantes de la historia y ganado una pléyade de trofeos para los catalanes.

Pero también ha causado que el Barça se haya vuelto un equipo dependiente de su gran estrella, y cuando ésta falla, el equipo completo se derrumba. El argentino no ha marcado en 22 ocasiones esta temporada, y el Barça sólo ha ganado ocho de esos partidos.

Messi ha marcado la increíble suma de 63 goles en 2011-2012 y aún puede romper el record de todos los tiempos de 67, fijado por el alemán Gerd Muller. Pero la marca sin duda parecerá vacía en un año en el que el argentino no habrá ganado ningún trofeo.

La pierna rota de David Villa, la baja forma de Cesc y la multitud de lesiones musculares sufridas por Alexis sólo aumentaron el protagonismo de Messi este torneo, pero el argentino no puede hacerlo todo y lo sucedido el martes pasado sólo ha remarcado la necesidad de un Plan B.

En 2008-2009, Messi marcó 38 goles arrancando por la derecha en el primer año de Guardiola, en el que el club ganó el triplete, pero la distribución de goles fue mucho más pareja. Samuel Eto'o marcó 36 desde su posición de número 9 y Thierry Henry consiguió 26 desde la izquierda.

El Barça necesita algo similar. La lesión de Villa ha afectado al equipo, mientras que Pedro ha estado bajísimo de forma y Alexis, aún estando en gran forma, ha jugado en función del argentino, haciendo labor de desgaste y abriendo espacios para que Messi aproveche. 


En 2008-2009, Messi marcó 38 goles arrancando por la derecha en el primer año de Guardiola, en el que el club ganó el triplete, pero la distribución de goles fue mucho más pareja. Samuel Eto'o marcó 36 desde su posición de número 9 y Thierry Henry consiguió 26 desde la izquierda.

Antes de fichar a Alexis en verano pasado, el Barça intentó contratar a Giuseppe Rossi del Villarreal, un delantero que podía operar en las tres posiciones de ataque y con una excelente capacidad goleadora. Sin embargo, ambos clubes no llegaron a un acuedo y Rossi ha sufrido dos lesiones importantes que lo eliminan ahora como futuro jugador blaugrana. 

Un fichaje así, sin embargo, le habría dado al Barça una dimensión especial y le hubiera quitado una carga a Messi. Leo sigue siendo sensacional y su naturaleza competitiva implica que siempre quiera ser el mayor anotador, la máxima figura, el revulsivo y el mayor talento del equipo. Sin embargo, al final es sólo un ser humano y, lenta pero inexorablemente, los rivales están encontrando maneras de detenerlo. Cuando eso sucede, el Barça sufre y cualquier equipo que quiera ser el mejor debe tener un Plan B. Se otro modo, noches como la del martes, por más injustas que sean, serán cada vez más comunes.  


Sigue a Ben Hayward on

Artículos relacionados