thumbnail Hola,

Se enfrentan el City y Chelsea y la admiración estará con el dueño de casa por el juego que desplega su equipo. Sin embargo, si alguien lo puede detener, ese es el luso

Manchester City y Chelsea jugarán un partidazo por la Premier League. El equipo local es el favorito de la gente y capturó la atención de los fanáticos con sus interesantes actuaciones que lo llevaron a romper la barrera de los 100 goles. Pero del otro lado está el Chelsea de José Mourinho, el único capaz de plantear un sistema táctico para frenar con ese juego arrollador.

A los de Manchester, les tomó seis años y casi mil millones de dólares en transferencias bajo el mando de sus dueños originarios de Abu Dhabi, llegar a esta pelea que están dando en los cuatro torneos. Pellegrini, recibió un equipo que terminó a once puntos de Manchester United la temporada pasada con un plantel de juego aburrido, predecible y continuos rumores de problemas en el vestuario.

Hoy, el equipo del chileno, logró cautivar incluso a los “neutrales” y le ha dado al City una popularidad que Mourinho nunca logró para Chelsea. El portugués, en todo caso, está feliz de ser el malo de la película y no hizo ningún intento por esconder sus sentimientos hacia el City.

Mientras que ambos conjuntos usaron técnicas similares para atraer jugadores por sobre los clubes más tradicionales de Inglaterra, el partido entre ambos mostrará una notoria diferencia de estilos en la manera de ver el fútbol. Si Pellegrini es el artista, Mourinho es el pragmático.

No son pocos los que esperan que Chelsea despegue, pero no hay que ponerse impaciente porque Mourinho sabe hacer el trabajo. Hasta ahora fue a las canchas de Manchester United, Arsenal y Tottenham en esta temporada en busca de un empate, y es probable que viaje hacia el Etihad con el mismo objetivo.

Mourinho es un verdadero ganador y está en conocimiento de que aún quedan 42 puntos en disputa luego del encuentro con el City. Ese es el mayor desafío para Pellegrini, y si hay alguien que tiene la capacidad para detener a los de Manchester, ese es Mourinho.

El planteamiento de los visitantes puede convertir el juego en una fiesta del aburrimiento con la mayoría de la formación detrás de la pelota y sólo tres hombres en ataque. Eso puede no ser atractivo para los espectadores, pero Mourinho no está muy preocupado por los concursos de popularidad.

Relacionados