thumbnail Hola,

El técnico español declara que el proyecto en el club inglés sigue vigente y, aunque no descarta volver a España, todavía no ha llegado su momento de dejarlo

Roberto Martínez no es el típico entrenador que emigra a otro país resultado del buen hacer de los técnicos españoles, tan de moda. Martínez es una institución en el Wigan, ya que empezó allí muy joven, en una época en la cual jugar fuera de la península era harto extraño para un jugador nacional. El entrenador ha repasado su historia y la actualidad del club de su corazón en una entrevista para MarcajeIndividual.com

El ahora técnico, como jugador llegó a debutar en la Liga antes de poner rumbo al norte de Europa: "Tuve la gran suerte de poder debutar en Primera División, que es el sueño de cualquier joven cuando trabajas en un equipo de la talla del Real Zaragoza. Pude debutar contra el Atlético de Madrid, y ahí es donde Dave Whelan, el dueño del Wigan, nos vio jugar y nos propuso la oportunidad de venir a tierras inglesas. Esto fue una oportunidad única y nos cambió la vida a los tres jugadores que estábamos juntos", recuerda. Corría el año 1995 y Martínez ya sabía "del interés del Wigan" y no dudo ya que las ligas británicas "han sido la catedral del fútbol europeo".

"Ya sé que ahora hay muchísimos jugadores españoles representando distintos países, pero en el 95 no había nadie que hubiera ido al fútbol británico, solo Nayim, que había estado en el Tottenham". Y es que para un español puede parecer fácil, pero hace casi veinte años las cosas eras bien distintas. "Salir de casa o de la Liga Española no era fácil. Los jugadores no estaban muy abiertos, era hacer algo distinto y desconocido. Era una oportunidad única".

El entrenador español reconoce que fue fundamental "la parte humana" del dueño del Wigan. "Desde el primer día nos hizo sentir como en casa, nos hizo sentir muy importantes en su proyecto. Y realmente el proyecto que nos prometió se ha cumplido al dedillo. Nos dijo que a los 10 años quería el equipo en la Premier League, con un estadio nuevo, y lo quería hacer jugando a un fútbol distinto. Todo eso se ha cumplido y no hay mucha gente que pueda participar de una experiencia tan impresionante".

Roberto Martínez recuerda que fue difícil la adaptación al fútbol inglés. Pese a que disfrutaron muchísimo, reconoce que sí que hay un shock. "A nivel de día a día se trabaja distinto y el fútbol es más noble, más honesto, no se busca la falta, no se busca engañar al árbitro. Estas contradicciones chocaban con el vestuario. Los compañeros nos pedían que cambiáramos la forma de jugar", añade.

Con respecto a este año hace un análisis cauteloso. "En esta liga los nombres o la experiencia cuentan muy poquito. Si miras cada año siempre hay equipos que por un motivo u otro se ponen en una dinámica difícil y descienden. Esta liga es muy competitiva y no tiene respeto por los nombres. Los equipos que ascienden de Championship cada año suben más preparados, vienen con una intención de marcar goles. Este año va a ser exactamente lo mismo". Roberto Martínez sentencia: "Los primeros 16 partidos hemos rendido a un muy buen nivel, aunque realmente no estamos contentos con el número de puntos que tenemos, ya que hemos perdido demasiados. Este es el próximo paso, la segunda parte de la liga, donde se vea un Wigan que sepa sacar los puntos".

Una de las preocupaciones de los equipos modestos es la venta de sus mejores jugadores, sin embargo Roberto cree que las salidas de los jugadores no afectan para nada. "Lo que está claro es que afectan muchísimo más un período de lesiones donde hemos tenido hasta 7 y 8 jugadores que no han podido participar. Siempre en cada mercado cuando hemos perdido jugadores los hemos reemplazado y siempre hemos mejorado el nivel de la plantilla. Victor Moses es un jugador muy especial, pero el momento en que salió, nos ha ayudado a poder reinvertir y crecer, ayudó a poder incorporar jugadores en verano que nos han ido mucho mejor que el año pasado", recalcó.

Pese al notable éxito que está teniendo al timón de un equipo tan humilde, Roberto Martínez no se ve entrenando a la Selección Inglesa algún día, ya que opina que la selección inglesa es una "selección de gran tradición y es un proyecto especial". "Yo creo la persona que tiene que estar al mando tiene que ser un inglés. La verdad es que hay muy buenos entrenadores ingleses. No sé si un extranjero al mando de la selección es algo que volvamos a ver". Sin embargo la cosa cambia si se le habla de la posibilidad de volver a casa: "Los orígenes de una persona siempre están ahí y sigo con muchísimo interés al Real Zaragoza", declaró enigmático.

Ya en diciembre es inevitable la pregunta sobre la nominación del Balón de Oro como entrenador estén Del Bosque, Mourinho y Guardiola, a los cuales ve como “tres grandes referentes”. Como muchos, reconoce que lo que está consiguiendo la Selección Española es un caso único. "Lo que ha conseguido Del Bosque con esta selección es ejemplar. Poder mantener esta filosofía de juego, pero poder encontrar variaciones y pequeños matices les hace imposible a los equipos poder vencer a este conjunto. Creo que Vicente del Bosque ha tocado la tecla especial y está creando escuela". Por otra parte también reconocer que a nivel de club, Pep Guardiola y José Mourinho han traído equipos ganadores y han traído una de las batallas más emocionantes en la historia del fútbol. Así pues no se decanta por ninguno sabedor de que "los tres merecen gran reconocimiento y es una lástima que haya que tener dos perdedores".

Con respecto al Balón de Oro para jugadores lo tiene claro. "Cristiano Ronaldo o Lionel Messi hacen que el tener que decidirte por uno sea muy injusto. Hay veces que dos jugadores se merecen ganar un galardón, como también hay veces en que nadie se lo merece y se lo damos al mejor que se pueda encontrar. Hay momentos que si se pudiese dar un reconocimiento a dos jugadores por igual no vendría nada mal".

Roberto continuó valorando las diferencias entre Cristiano y Messi: "Lo que hizo Cristiano Ronaldo en la Premier League con el Manchester United fue de altísimo nivel y luego repetirlo en el Real Madrid demuestra que es un jugador que tiene un nivel espectacular. Y lo de Lionel Messi es una referencia, es una forma de juego, es más que un jugador. Lo que ha ganado con el Barcelona y lo que va a ganar en un futuro va a ser algo que está al alcance de muy pocos". El técnico del Wigan concluyó: "Estamos hablando de dos casos especiales y dos casos en que las diferencias son enormes. Es desagradable tener que decidir entre los dos grandes".

Artículos relacionados