thumbnail Hola,

Son muchas las dudas que los braitánicos están dejando desde hace tiempo. La falta de ambición para Brasil 2014 se compensa con la ilusion de Francia 2016. Allí darán que hablar

Inglaterra es la cuna del fútbol y la reina de la prensa sensacionalista. Por tanto, no es extraño que se hayan mezclado las dos… para desgracia del espectáculo.

Son ya muchos los escándalos que están salpicando a sus futbolistas desde hace unos años  y que ha provocado que el fútbol inglés ya no sea la potencia que debiera ser. A los ya comunes de vida licenciosa de muchos jugadores, hay que añadir casos de racismo y de violencia, como el que vivió la selección sub-21 hace escasos días. No es extraño, entonces, que su selección ande lejos de ser ese equipo temido que se le presupone por la calidad de sus futbolistas y por el nivel de su liga.

Y es que, Inglaterra, tiene pocas posibilidades de ser campeona en el próximo mundial de Brasil de 2014. Sin ir más lejos, en la fase de clasificación, el teórico grupo “asequible” de los británicos, se está convirtiendo en una tortura. Ante Moldavia y San Marino lograron solventes 5 a 0, pero son, sin faltar, selecciones menores. Ante equipos más potentes, pero no de talla mundial, el equipo solo pudo sacar sendos empates a 1. Fue ante Ucrania y Polonia.

El equipo no encuentra su fútbol. No sabe a ciencia cierta a lo que juega y, cuando lo hace, parece que juega sin ambición, sin ganas. Capello dimitió por desacuerdos con la Federación Inglesa (FA) por motivos, como no podía ser otro modo, extradeportivos. Su sucesor, Roy Hodgson, tras un inicio esperanzador, ha devuelto al equipo la duda. Y, a corto plazo, esa duda va a ser difícil que desaparezca.

Para el Mundial de Brasil, el equipo inglés estará descompensado. Será una mezcla de veteranía y juventud pero con un gran problema, o son veteranos, o son jóvenes. Son pocos los que estarán en su plenitud.

De su último partido oficial, solo 4 jugadores llegarán en una edad óptima. Será el portero Hart, que llegará con 26, Milner, con 27, Cleverley, con 25 y Rooney  con 28. El resto de los que jugaron, llegarán o con 30 o más o con 23 o menos. Algo demasiado descompensado para un equipo que debería de  estar equilibrado en todas sus líneas.

La defensa titular sobrepasará la treintena, algo que, dada la dureza de la temporada, les puede pasar factura. En cambio, en la delantera, todos salvo Rooney y Defoe, aunque este  último irá perdiendo progresivamente su puesto, llegará con menos de 23 años. En el centro del campo es donde, a priori, más equilibrados están. Aún así, los supuestos titulares, como Gerrard, Carrick o Lampard, ya sobrepasan los 30 años.

La mezcla de un juego raquítico, una plantilla demasiado desequilibrada y una base de jugadores demasiado vieja, provoca que, a priori, la selección inglesa no cuente con muchas posibilidades de vencer en el mundial de 2014. En frente tendrá a equipo que han demostrado últimamente estar un paso por encima. Quitando a la selección española, equipos como el argentino, con una delantera temible, el alemán que practica un futbol bien definido y el brasileño que, a  la hornada de buenos futbolistas que han salido recientemente, hay que unir que juega en casa, parecen superiores a la selección inglesa.

Pero todas las dudas que hay sembradas para Brasil, son ilusiones que hay para la Eurocopa de Francia de 2016. Para entonces, muchas de las promesas ya se habrán convertido en realidades y, hoy en día muchos de esos jugadores ya tienen un nivel muy alto para tenerlos que considerar como futuras estrellas.

En portería, si todo sigue igual, será Joe Hart el titular en el próximo europeo. Llegará en una edad ideal en donde mezclará experiencia, reflejos y lectura de un partido. Pero si no, Butland podría  ser su sustituto. Es un portero del que se espera mucho y que, a pesar de sus 19 años, ya es titular en el Birmingham. En defensa llegarán en plenitud algunos futbolistas que ya destacan como Micah Richards, Phil Jones, Chris Smalling o Kieran Gibbs.

Del centro del campo hacia la delantera, es donde hay puestas mayores esperanzas. Y no es  para menos. Son muchos los futbolistas que tiene Inglaterra llegarán a ser objeto de deseo de todos los equipos europeos. Walcott, Lennon, Wilshere, Sturridge, Welbeck, Rodwell, Carroll, Oxlade-Chamberlain… y  un largo etc que hacen ya las delicias de los aficionados.

Habrá que ver las evoluciones de muchos de estos jugadores pero, si siguen por el mismo camino, llegarán muy lejos. Tal vez Inglaterra, como Londres, se levante cada día con una espesa niebla. Pero al fondo, si uno se fija bien, se empiezan a deslumbrar los pequeños rayos  del sol que calentarán el mañana. O eso se espera.

Artículos relacionados