thumbnail Hola,

El internacional francés insiste en que es feliz con su situación, a pesar de que Villas Boas le dejó en el banquillo en los primeros partidos del equipo

El guardameta del Tottenham, Hugo Lloris, ha insistido en que es feliz con su situación actual en White Hart Lane, después de que Brad Friedel le quitara la titularidad en los primeros partidos del equipo.

El francés llegó a los Spurs el último día del mercado estival de fichajes y Andre Villas Boas optó por dejarle en el banquillo, eligiendo al veterano portero americano para la meta.

Sin embargo, después de haber sido titular en la reciente victoria de su equipo frente al Aston Villa el pasado domingo, el que fuera guardameta del Olympique de Lyon ha reiterado que no ha tenido ningún problema de adaptación en su primer mes en el norte de Londres.

"Tenemos que ver las cosas con perspectiva. Ha pasado un mes desde que llegué a los Spurs y ya había empazado la temporada. Aún así, sólo me he perdido tres partidos", comentó Lloris a los reporteros.

"Contra el Manchester United sí quería haber estado en el campo. Es obvio, no he fichado por el Tottenham para ser suplente", confesó el francés. "Creo que será algo natural. Estoy al servicio del equipo, respeto a todos, vine para jugar y no tengo garantía de ello. El míster decidirá".

La presencia de Lloris en el once inicial frente al Aston Villa terminó con una racha de 310 partidos consecutivos de Premier League de Brad Friedel, pero el francés de 25 años considera que la competencia es algo que debería esperarse en un club como los Spurs.

"Hablé con el míster, no hubo ambigüedad. Me dijo que todo el mundo quería que yo viniese al Tottenham y a Inglaterra (...) Sólo el entrenador tiene control sobre estos asuntos. Pero no puedo controlar algo que ya está escrito. Todo irá bien", reconoció Lloris.

"Hay cuatro porteros de calidad aquí y la elección la toma el entrenador. Yo sólo he sido elegido como parte de un proyecto para el futuro, pero este proyecto empieza ahora (...) Competencia hay en todos los sitios, pero mi relación con Brad Friedel, con Tony Parks (entrenador de porteros) y con el míster, es buena".

"Después de todo, no soy yo quien dirige las comunicaciones. Estoy de vuelta, entrenando y encantado de jugar", finalizó el internacional francés.

Relacionados