thumbnail Hola,

Figura importante en los altos desembolsos del conjunto 'citizen', Rigg habla en exclusiva para Goal.com sobre los numerosos fichajes que se concretaron... o no

Mike Rigg, ex-director deportivo del Manchester City y actual trabajador del QPR inglés, ha sido una de las figuras más importantes en los últimos años en la completa reestructuración de plantilla que ha llevado a cabo el conjunto 'citizen'.

Desde la llegada del jeque a Manchester, el desembolso ha sido cercano a los 1.000 millones de euros y decenas de jugadores han pasado a formar parte del equipo del Etihad Stadium. Entre las incorporaciones más sonadas, destacan la de Yayá Touré o David Silva, ambos hombres fundamentales en la consecución del título liguero la pasada temporada.

No obstante, también ha habido sabidos intentos fallidos, de jugadores que pudieron haber firmado y se escaparon en el último momento. Entre estos cabe mencionar a Kaká, que según reconoce Rigg pudo haber llegado en enero de 2009, o Alexis Sánchez, uno de los actuales referentes en la delantera del Fútbol Club Barcelona.

"El City estuvo cerca de firmar a Alexis procedente del Udinese en verano de 2011. Barry Hunter, el hombre que trabajaba para mí por aquel entonces, que ahora está en el Liverpool, ya le había estado siguiendo durante tiempo. Habíamos establecido una relación con Giampaolo Pozzo, ex-dirigente del Udinese e incluso Barry llegó a reunirse con el jugador con permiso del club italiano", cuenta Rigg.

"Barry tomó un café con Alexis, charló con su familia y valoró qué era lo que quería. Al chico le gustaba el tenis y tocaba el piano. Fuimos a verle al entrenamiento y consideramos qué era lo que quería hacer en su tiempo libre", añade el actual trabajador del QPR.

A pesar del esfuerzo del Manchester City en el seguimiento del jugador, Alexis acabó rechazando la oferta y fichó por el Barcelona por un montante en torno a los 40 millones de euros.

Artículos relacionados