thumbnail Hola,

El delantero del Manchester City se siente feliz y contento tras motivarse con su club una vez solventados los problemas con Roberto Mancini. Ahora juega para disfrute personal.

Apartado varios meses de la dinámica de trabajo del Manchester City, peleado con su entrenador, continuas declaraciones sobre las pésimas condiciones que tenía en la ciudad inglesa… esa era la vida de Carlos Tévez desde que mostró un desplante a Roberto Mancini en una noche de Champions League en el Allianz Arena. Se negó a jugar en los instantes finales y provocó un cisma de proporciones enormes que pudo sacarlo del club y que le frenó en seco. Poco a poco arregló su problema con el italiano y ahora, de nuevo en forma, es titular indiscutible en su esquema semanal de ataque. Según el ‘Apache’, lo que ha cambiado e su propia mentalidad.

"Estoy centrado en mi club, en la Premier y en la Champions League. Esto es lo que yo quería, volver a tener hambre de éxito”, destacó a los medios argentinos tras haber acudido unos días libres a su país, donde admitió sin tapujos que “el desacuerdo que tuve con Roberto Mancini ha terminado siendo bueno, porque me ha ayudado a darme cuenta de cosas y a recuperar esa ambición y hambre por jugar”.

Y es que el delantero admite que “antes solo jugaba para atraer la atención del manager del equipo nacional y ahora, sin embargo, juego para el disfrute personal y porque tengo ese deseo de ganar algo con el Manchester City o con la selección argentina”.

Artículos relacionados