thumbnail Hola,

El entrenador italiano tiene más talento que nunca en su plantilla y ya le exigen mejorar su imagen respecto a lo ofrecido el pasado año, aunque sin descuidar resultados.

El entrenador del Chelsea Roberto Di Matteo ayudó a lograr el más improbable de los ‘dobletes’ europeos vistos en los últimos tiempos, cuando ganó la Champions League y la FA Cup llegando a última hora como invitado inesperado. Pero al menos que sea capaz de poder mantener esa dinámica con mejor imagen del club y con un estilo más vistoso, le podrán caer críticas que empieza a afrontar en boca de un ex compañero cuando él era jugador Blue, el francés Franck Leboeuf. El campeón del mundo habló en exclusiva con Goal.com.

Una serie de emocionantes nuevos fichajes ha llegado en un verano agitado, lo que ha servido para aumentar las expectativas. Leboeuf, que pasó seis temporadas en el Chelsea, teme que esa noche extraña en Múnich que acabó con la necesidad de Roman Abramovic, se convierte en una falsa garantía de estabilidad pues cree que en el oeste de Londres se necesita una gestión profesional que no han tenido desde la llegada del magnate ruso. Eso sí, el francés dijo que “no sorprendería que antes de final de esta campaña sea cesado Di Matteo”.

"Ese es el problema principal en los últimos 10 años. El cambio de entrenador a entrenador. Creo que en el fútbol tienes que tratar de tener una cierta continuidad y eso ha sido el principal problema. Los entrenadores no han tenido tiempo de asentarse y preparar algo positivo, porque cuando estás en el Chelsea, que necesita los resultados de inmediato, vas a sentir la presión de los aficionados y de los medios de comunicación que persiguen eso. Si Arsene Wenger hubiera estado en el Chelsea la temporada pasada, habría sido despedido al igual que lo fue Villas-Boas”, destacó.

"CHELSEA DEBE GANAR PERO SOBRE TODO, MEJORAR ESTILO"

El club, que ya ha llegado a tener siete entrenadores en tan sólo ocho años desde que se inició la adquisición del oligarca ruso en 2003, tiene ahora la responsabilidad nuevamente porque las reglas han cambiado tras haber saciado su apetito en títulos. Dada la fuerte inversión durante la última temporada, ahora la llegada de talentos creativos debe permitir un fútbol más vistoso, algo que reclama Leboeuf: “Debe ser sexy. Hasta ahora ha sido funcional, que es un apalabra bonita pero que yo calificaría de irreal porque lo que yo sentía era aburrimiento. Me gusta el fútbol, me gusta el buen fútbol y me gusta disfrutar del fútbol, pero hay que entretener a la gente. No se trata sólo de la obtención de resultados y anotar muchos goles, sino de entretener a la gente. Hace una década el Chelsea fue nombrado el equipo más sexy, así que hay que regresar a esa línea”, reclama.

Eso sí, entiende que las bases no son las más idóneas para esa dinámica de mejoría en espectáculo: "Sabemos que Di Matteo tiene un fondo italiano y una educación futbolística italiana, lo que significa que primero siempre intentará asegurar que es fuerte defensivamente para mirar la validez de un resultado. Han comprado a jugadores diferentes para esto, puesto que se quiere dar ritmo al juego y tener más velocidad con Oscar, Hazard y Marin”, aseguró.

Para el francés, “el Chelsea debe ser fuerte en la Champions League como aspirante pero también debe demostrar que es capaz de ganar en la Premier League. Puesto que pese a ganar la FA Cup, la situación en el campeonato no fue buena la pasada temporada”. Pese a ello, es optimista pues cree que “el club está comenzando un nuevo ciclo, con nuevas personas, nuevos jugadores y quiere ver si funciona todo” pero al mismo tiempo “el Chelsea necesita ganar algo y realmente no se puede tener otra temporada como la del pasado año tan lejos de los dos clubes de Manchester, por lo que hay que asegurarse de empezar bien el curso”. Sin embargo, su favorito es "el Manchester City, porque es el más fuerte y poderoso".

"EL FAVORITO EN LA PREMIER ES EL MANCHESTER CITY"

Artículos relacionados